Prat-Gay culpó al Gobierno de “destrozar la economía” por escuchar sólo la visión de los infectólogos

2254

El ex ministro de Hacienda de Mauricio Macri alertó que “cada semana de cuarentena se pierde la mitad de lo que se hubiera producido”.


En un crítico análisis de la política que adoptó el Gobierno nacional en tiempos de pandemia, el exministro de Hacienda Alfonso Prat Gay no tiene dudas que la cuarentena decretada “destrozó la economía” del país y le adjudica esa responsabilidad a Alberto Fernández.

Entrevistado por La Nación, el ex funcionario de Mauricio Macri resaltó que “el aislamiento cumplió su propósito en términos de que nunca vimos la curva” de contagiados porque en la Argentina “no está sucediendo lo que sucedió en todos los otros países donde la cosa se aceleraba”.

Sin embargo, disparó que “para frenar esa curva, hemos destrozado la economía”. “Yo no tengo la información que seguramente tenía el Presidente, pero evidentemente no ha sido la Argentina el único país que ha tomado estas decisiones. Hay algunas excepciones como por ejemplo Suecia, que no hizo cuarentena y no tuvo 40 mil muertes. Tuvo 2500, que es un montón, pero no tuvieron 40 mil”, reflexionó.

Prat-Gay consideró que el punto al que nadie quiere ir es a “ser España o Italia”, aunque advirtió que no está claro qué significa esto. Dijo que el coronavirus “es una crisis de la ignorancia” y explicó: “No sabemos bien cómo se contagia, cómo circula ni por qué en algunos países se expande más que en otros. No está tan claro que es por el clima ni está tan claro algunas cosas que se dan por ciertas”.

En ese marco, cuestionó que las autoridades “no se dejan ayudar ni por los miembros del gabinete, porque escucha solo la visión de los infectólogos; ni por otros argentinos bien intencionados como la oposición, que hasta ahora ha demostrado vocación de acompañar y ayudar en un momento tan difícil”.

El golpe fuerte a la economía no es el virus, no es una guerra que destruye valor. Lo que está destrozando la economía son las reacciones de los gobiernos para que el virus no contagie a sus ciudadanos. Cada semana de cuarentena se pierde la mitad de lo que normalmente se hubiera producido. Algunas partes se pueden recuperar. La parte de servicios no vuelve, con los bienes no sabemos qué va a pasar el día después de que abran las puertas, lo más probable es que haya cautela”, completó.