Piden la renuncia de una funcionaria K por agredir a un empleado de seguridad

702

Se trata de Inés Arrondo, secretaria de Deportes. Fue imputada por “lesiones leves” tras un altercado que tuvo con un efectivo del CENARD que le impidió el acceso al no reconocerla.


Inés Arrondo, ex integrante de las Leonas y actual secretaria de Deportes de la Nación, protagonizó un fuerte altercado en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD), ubicado en el barrio de Núñez, por el cual ahora está en el ojo de la tormenta.

Según trascendió, el hecho ocurrió el pasado 16 de febrero. La funcionaria arribó al predio en su auto cerca del mediodía y un empleado de seguridad privada encargado de controlar el ingreso de vehículos, la frenó al no reconocerla. Le solicitó su identificación y de acuerdo a su relato, Arrondo bajó del auto de forma violenta y comenzó a increparlo.

Allí comenzó un forcejeo. El empleado de 24 años recibió un rasguño en la cara, motivándolo a llamar a la Policía de la Ciudad. Minutos después llegó un móvil de la Comisaría Vecinal 13B, el hombre contó cómo fue el incidente y se avanzó en una causa por lesiones leves. Sin embargo, mientras la policía realizaba el acta, el joven empleado aseguró que no quería realizar ninguna denuncia.

centro-nacional-de-alto.jpg

Fuerte repudio en las redes sociales

Referentes sociales y políticos salieron al cruce de Arrondo por su violenta reacción ante el custodio e incluso llegaron a pedir su dimisión. Y no es el primer caso de violencia que tiene la ex jugadora de Hockey. El año pasado fue acusada de “descalificar, silenciar y amedrentar a varios referentes gloriosos e intachables de nuestra reciente historia deportiva” por las críticas que plantearon contra su gestión dos medallistas olímpicos.

Los diputados Maximiliano Ferraro (presidente de la Coalición Cívica) y Waldo Wolff (PRO), al igual que Maximiliano Guerra, ex bailarín y dirigente aliado de Patricia Bullrich, repudiaron el comportamiento que tuvo la secretaria de Deportes. 

“Es inadmisible el uso de violencia verbal, física, psicológica o abuso de poder en el ejercicio de un cargo en la función pública. Los funcionarios públicos debemos actuar con responsabilidad, humildad, austeridad y no creernos dueños y señores”, afirmó Maximiliano Ferraro al opinar sobre el hecho.

En la misma línea, Wolff consideró que la funcionaria “por lo menos debería dar un paso al costado hasta que se expida la Justicia de manera definitiva”. Mientras que Guerra, alineado al PRO desde hace un par de años, aseveró: “Ocupar un cargo público implica asumir una responsabilidad muy grande. Lo ocurrido en el CENARD con Arrondo fue patético y una demostración de soberbia”.

Fuente: Noticias Argentinas