Nuevo respaldo del gobierno argentino a la dictadura chavista

581

La Casa Rosada reafirmó su alineamiento al régimen de Nicolás Maduro. Argumentó su salida del Grupo de Lima, condenó los bloqueos al chavismo y aseguró que la crisis de ese país se agravó por la pandemia.


Para no perder la costumbre, el Gobierno de Alberto Fernández volvió a ratificar su alineamiento con la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela. Lo hizo a través de un decreto en el que se actualizó la Directiva de Política de Defensa Nacional, donde consideró que la crisis humanitaria, política y económica en ese país se “exacerbó” por la pandemia de Covid-19, condenó los bloqueos contra el chavismo y justificó su salida del Grupo de Lima.

El escandaloso DNU 457/2021 fue publicado este lunes en el Boletín Oficial y cuenta con las firmas del Presidente de la Nación, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y de los ministros de Defensa Agustín Rossi y de Relaciones Exteriores Felipe Solá.

Al analizar el documento, la Casa Rosada describe el escenario global en materia de defensa y enumera los diversos acuerdos de cooperación vigentes entre la Argentina y países de la región. Al referirse a la situación de la nación caribeña, el Gobierno evito las críticas hacia Maduro y ratificó su decisión de buscar una “salida política en el marco de los mecanismos institucionales”.

“En el caso de la República Bolivariana de Venezuela, la República Argentina, comprometida con el principio de no intervención en los asuntos internos de otros estados, sigue con preocupación la crisis política, económica y humanitaria, exacerbada por la pandemia del COVID-19, a la vez que condena los bloqueos físicos y financieros que agravan aún más el sufrimiento del pueblo venezolano”, inicia el documento.

Vale recordar que unos días atrás, el Presidente Alberto Fernández opinó sobre el tema: “Los bloqueos le están haciendo un daño incalculable a Cuba y Venezuela. Siempre he acompañado los informes de Michele Bachelet cuando fueron muy severos en materia de Derechos Humanos, pero eso no significa que pueda permitirse la intervención de terceros países en un país para resolver cómo debe ser el Gobierno”.

En el texto, el Gobierno también confirmó una vez más su decisión de abandonar el Grupo de Lima “atento que las acciones que este último ha venido impulsando en el plano regional e internacional han sido contraproducentes a la hora de buscar una salida consensuada con todos los actores relevantes de la política local”.

La Casa Rosada se alejó de este grupo que condena al gobierno de Nicolás Maduro y brinda su apoyo al dirigente opositor Juan Guaidó en marzo pasado. “En este contexto, las elecciones regionales de este año se presentan como una oportunidad para comenzar a trabajar con una estrategia que vertebre desde abajo hacia arriba un sistema político afectado por la apatía que produjeron en el electorado y la sociedad civil las estrategias de boicot, vaciamiento e instrumentalización por parte de oposición y oficialismo”, señaló el documento oficial.

Los comicios en los que se eligen gobernadores y alcaldes están previstos para el próximo 21 de noviembre. En las últimas horas el clima en Venezuela se tensó aún más tras la decisión de Chile de resguardar en su embajada al dirigente opositor Emilio Graterón, señalado por el gobierno de Maduro de ser uno de los “promotores de la violencia” registrada en las últimas semanas. La decisión generó una fuerte crítica del gobierno chavista.