Martín Guzmán quiere convertir a la Argentina en un “buen deudor”

392

El ministro de Economía reconoció que le falta un largo camino para lograr un acuerdo sostenible con los bonistas y que el coronavirus condiciona el proceso.


En medio de la tensa negociación por la deuda y cuando faltan 8 días para saber si la Argentina entrará o no en default, el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, contó algunos detalles de las charlas que lleva adelante con los tenedores de bonos y las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) para avanzar en una oferta de canje que convenza a los acreedores. En diálogo con el diario El País de España, admitió que “falta un camino importante” para llegar a un acuerdo aunque el objetivo es convertirse en un “buen deudor”.

Mientras el país busca sortear mayores consecuencias económicas impulsadas por el freno a la actividad que trajo la cuarentena, el funcionario consideró que el brote afectó la logística. “Es muy distinto cuando el diálogo entre los acreedores y el gobierno se realiza por videoconferencia. El hecho de no estar en persona condiciona el proceso”. Vale recordar que la oferta presentada hasta el momento propone a grandes rasgos retrasar el pago tres años y reducir intereses.

En ese sentido, Guzmán precisó que la Argentina “necesita construir robustez y acumular reservas que sostengan un mercado interno de deuda en pesos. Seguimos en una situación de inestabilidad. Está en este proceso de reestructuración de la deuda porque no tiene capacidad de pago. Y va a trabajar hasta conseguir el acuerdo”.

“Queremos convertir a la Argentina en un buen deudor que pueda hacer frente a sus compromisos. Y hay múltiples combinaciones de los parámetros de una oferta que son consistentes con la idea de lo que llamamos restaurar la sostenibilidad”, añadió el titular de la cartera económica.

Consultado sobre la estrategia liderada por el presidente Alberto Fernández para detener la curva de contagios de Covid-19 en el país, el ministro informó que el objetivo fue priorizar la salud de los argentinos y dijo sobre el impacto de las medidas tomadas en la economía: “La cuarentena afectó mucho la actividad económica y tiene un costo fiscal importante, en un contexto en el que la Argentina carece de acceso al crédito internacional”.

Y respecto a la emisión de moneda y la tendencia a la baja de la inflación, agregó: “Con el país saliendo de la cuarentena se crea la necesidad de esterilizar parte de la creación de dinero. Eso ya está ocurriendo. De hecho, el país está entrando en una dinámica positiva en el desarrollo de un mercado de deuda pública en pesos que en diciembre estaba cerrado”.