La Oficina Anticorrupción retira su acusación contra la familia Kirchner en Los Sauces y Hotesur

2311

Desde el organismo explicaron que no es su función acusar en casos por lavado de dinero y que esa tarea le corresponde a la UIF.


Tal como se lo propuso desde la llegada al poder en diciembre, Cristina logró otro paso más hacia la impunidad total. La Oficina Anticorrupción a cargo de Félix Crous decidió este jueves abandonar su rol de querellante en las causas Los Sauces y Hotesur, donde se investigan supuestas maniobras de lavado de dinero de la familia K.

En dichos expedientes están acusados la vicepresidenta y sus dos hijos, Máximo y Florencia, además de los contadores y abogados que habrían intervenido en las maniobras.

Quien tiene el rol de querellante actúa como acusador en la investigación y tiene acceso al expediente. Puede además proponer medidas de prueba y recurrir las decisiones judiciales. Sin embargo, la OA ya le comunicó la resolución al Tribunal Oral Federal 5 (TOF), integrado por los jueces Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Adrián Grunberg, que están al mando del proceso oral por ambas casos.

“El titular de este organismo ha decidido desistir del rol de querellante en la presente causa“, indica uno de los escritos del organismo conducido por Crous.

Entre las razones aseguran que las causas ya fueron elevadas a juicio y se encuentran en la etapa de instrucción suplementaria, que ya hay otra parte querellante, que es la Unidad de Información Financiera (UIF), y que los recursos humanos de la OA no son suficientes.

El escrito además sugiere que no es facultad de ese organismo acusar en casos por lavado de dinero y que esa tarea le corresponde a la UIF. “El debido impulso de la acción penal en relación con las mismas, en cualquiera de las instancias procesales que signe su trámite, se encuentra adecuadamente garantizado por la intervención de la Unidad de Información Financiera (UIF), órgano rector en materia de lavado de dinero, que actúa en carácter de querellante estatal, como así también por el propio Ministerio Público Fiscal, titular de la acción penal pública en representación del interés general de la sociedad“, subraya el texto.

Fueron cuatro años de una gran labor de Laura Alonso al frente de la Oficina Anticorrupción, para que todo el esfuerzo sea tirado a la basura de esta manera. Una vez más el kirchnerismo arremete contra el poder judicial.