La mansión que le espera a Lázaro Báez en un country de Pilar

1779

La Justicia fijo una caución de $632 millones. Si lo paga, cumplirá con la prisión domiciliaria. La casa tiene unos 250 m2 y se le hicieron arreglos de último momento. Los vecinos del lugar organizan una protesta.


Sonríe Lázaro Báez. Debe pagar 632.500.000 de pesos para quedar libre tras estar cuatro años preso por lavado de dinero. Aunque sus abogados afirman que no tiene esa plata, el entorno del empresario ya le preparó una lujosa casa en un country de Pilar, al norte del Gran Buenos Aires.

Será el lunes cuando se resuelva si se reduce el valor de la caución. El tribunal ordenó que, además de llevar una tobillera electrónica, se presente cada dos semanas en Comodoro Py, y le impidió alejarse del domicilio que declare a una distancia mayor a 100 kilómetros.

La mansión está a nombre de Badial SA, una de las empresas del emporio que manejó el propio santacruceño. Hace tiempo que está vacía pero sufrió algunas reformas para ponerla habitable, pese a la pandemia. “No hay nadie viviendo, hace un tiempo le pusieron nuevamente medidor de luz y de gas y hubo arreglos en el fondo de la propiedad”, dijo a Infobae un vecino del exclusivo barrio Ayres del Pilar, en el kilómetro 43,5 de la Panamericana.

La propiedad donde vivirá Báez, una vez que pueda pagar la fianza millonaria que dispuso el TOF 4 mediante un seguro de caución, está identificada como N37, dentro de la comunidad conocida como “La Arboleda”. Es una casa con techos de tejas, unos 250 m2 cubiertos, un lote de más de 800m2 y una pileta de 6×4. “No es una casa lujosa, mucho menos dentro de este barrio”, confirmó otro vecino.

Antes de la pandemia, el costo de esa propiedad rondaba los 500 mil dólares. Según confirmaron desde la defensa del empresario, Báez vivirá en ese lugar junto a su actual pareja.

Apenas trascendió el dato que Báez iría a vivir a ese lugar, varios vecinos se quejaron en los chats internos y comenzaron a organizar una protesta en la puerta de la casa.

Información de Nicolás Pizzi, en Infobae.