La carta abierta de Bullrich al presidente: “No confunda su misión con sumisión”

1407

La titular del Pro salió a responderle a Alberto Fernández, que en el acto por el Día de la Independencia dijo que vino “a terminar con los odiadores seriales”. “Que el odio no sea un nuevo enemigo imaginario”, dijo la ex ministra de Seguridad.


Tildada como una de las “odiadoras seriales” que el presidente Alberto Fernández prometió “terminar” en su discurso del 9 de julio, Patricia Bullrich recogió el guante y salió a responderle en una carta abierta que publicó en sus redes sociales.

“Que el odio no sea un nuevo enemigo imaginario”, tituló la referente de Juntos por el Cambio al texto que retruca las acusaciones del oficialismo, en el que le pide al mandatario que “piense dos veces” antes de acusar de violentos a los opositores y se hace un lugar para renegar de la violencia que, reconoce, “vivió” en el pasado, pero que rechaza como “herramienta para hacer política, y menos en democracia”.

“Gobernar con la Constitución Nacional, para el Estado de Derecho, y creer en el pluralismo y la tolerancia cimentados en hechos, no es patrimonio de odiadores sino de Republicanos”, inicia la ex ministra de Mauricio Macri.

“De mi parte no existe ni existió nunca el odio hacia usted ni hacia su espacio político. Sepa que el hecho de que nuestra Nación se cimente sobre pilares diferentes, elegir otro camino y otro modo para llegar al objetivo de tener una Patria libre, grande y de trabajo, no me convierte a mí ni a quienes represento en una odiadora serial”, siguió.

“Le recuerdo que fue usted, en estos meses de gobierno, quien ha tratado de “imbéciles” a algunos ciudadanos, de “miserables” a los empresarios, de “locos” a quienes gobernamos antes que usted, y hasta convalidó a través de sus redes sociales que a un periodista se lo etiquete con el rótulo de “gordito lechoso” y a otro le propinó un golpe digital”, cuestionó la titular del PRO haciendo referencia a las acciones ofensivas que tuvo Fernández en diferentes discursos y en las redes sociales.

“Por eso, señor Presidente, le pido que antes de sugerir, señalar o apuntar a alguien como propagador del odio, lo piense dos veces. Es peligroso promover u otorgar esa licencia desde la cúspide del poder en momentos en que el país necesita más convergencia que nunca. El odio también es contagioso. No confunda unidad con unanimidad ni su misión con sumisión”, exigió Bullrich, sin referencias a los vínculos del Presidente con dirigentes de Pro, como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, o intendentes macristas del conurbano.

La ex funcionaria dejó en claro que “el discurso del odio nos hunde más en la grieta de la que usted propuso sacar al país. Aún está a tiempo de retractarse. Admitir su error lejos estaría de interpretarse como una debilidad; si vale mi opinión, sería un gesto de grandeza hacia toda la sociedad”.

“Le reitero que, a pesar de nuestras diferencias, cuenta conmigo para reconstruir un país que ya lleva sufriendo demasiado, pero comprenda que no lo haré sola; intentaré llevar no una voz individual sino la representación de una fuerza social que existe, que sueña y que peticiona“, completó.