Para Grindetti, “hay riesgo de que el conurbano se convierta en un nuevo Rosario”

472

El intendente de Lanús se refirió a la ola de crímenes que azota a Rosario y la tardía respuesta del Gobierno con el envío de fuerzas federales.


Efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía Federal ya patrullan los barrios de Rosario, con el objetivo de combatir la inseguridad y el narcotráfico, y en ese despliegue ya hubo detenciones y hasta fueron aplaudidos por los habitantes de esas zonas.

Luego del anuncio del presidente Alberto Fernández y del discurso del ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, unos 300 gendarmes y 125 policías federales arribaron a esa ciudad santafesina, junto a camiones blindados para dar batalla al narcotráfico. Este es el octavo desembarco de las fuerzas federales desde 2014.

Uno de los barrios en los que arribaron las fuerzas federales fue “Los Pumitas”, donde asesinaron a Máximo Jerez, el nene de 11 años que salía de un cumpleaños y murió tras una balacera en el lugar, que además dejó otros tres menores heridos.

Desde este miércoles a la mañana se vieron camiones de Gendarmería Nacional recorriendo las calles de Rosario, mientras eran aplaudidos por los vecinos.

Luego de la tardía respuesta del Gobierno nacional, el intendente de Lanús Néstor Grindetti, afirmó que el kirchnerismo nunca tuvo intención de combatir el narcotráfico y alertó que existe el riesgo que “el conurbano se convierta en un nuevo Rosario”.

El dirigente del PRO, de estrecha relación con el expresidente Mauricio Macri, dejó en claro que “el tema de la droga existe en el conurbano y podemos llegar a esa situación”.

“Tenemos dos preocupaciones coyunturales. A la gente no le alcanza la plata y también le viven robando. Además se empiezan a dar cuenta de que sus hijos dentro de 20 años no van a estar bien educados, entonces las tres obligaciones del Estado que son tratar de ayudar a los vecinos honestos, están totalmente ausentes”, indicó Grindetti en El diario de Leuco.

Fragmentos de la nota en LN+