En Casa Rosada culpan a Chubut del escrache que sufrió Alberto Fernández

714

La camioneta que trasladaba al presidente terminó con vidrios rotos. Dicen que fue un hecho aislado y que no prevén cambios en la seguridad presidencial tras los incidentes. La oposición repudió el hecho.


Sigue la bronca en la Casa Rosada por los incidentes del sábado pasado en Chubut, que terminaron con la camioneta que trasladaba a la comitiva presidencial con los vidrios rotos y desnudaron serias fallas en el operativo se seguridad de Alberto Fernández.

“La responsabilidad es de la provincia. Hace un año y medio que venimos recorriendo el país y el conurbano bonaerense y nunca pasó nada”, argumentaron desde una de las oficinas responsables del operativo. Así, desde el Ejecutivo no están considerando hacer cambios en la seguridad presidencial que depende de Casa Militar, bajo el mando de la Secretaría General de la Presidencia.

Las críticas apuntan directamente al gobernador Mariano Arcioni, que enfrenta severos problemas de gestión, en particular por la ley de rezonificación que busca aprobar para avanzar con proyectos mineros y que ya se suspendió en varias oportunidades por el fuerte rechazo social, que hasta incluyó desmanes en el propio despacho del gobernador.

En el momento que Fernández y sus colaboradores llegaron en helicóptero a Lago Puelo se encontraron con que los esperaba Arcioni. Los incidentes, que incluyeron piedrazos contra la camioneta que trasladaba a la comitiva, se produjeron cuando el mandatario nacional dejaba el centro cultural del lugar, donde se montó el comando de operaciones para coordinar el combate contra los incendios que afectan a la provincia y que ya arrasaron 1.500 hectáreas.

“Fue un hecho aislado, pero si fue armado es gravísimo”, dijeron cerca de Fernández. Un montaje armado, según la misma hipótesis, para desprestigiar a los manifestantes en medio de un complejo debate público por la minería. La camioneta, que era propiedad de Parques Nacionales, trasladaba al jefe de Estado y la primera dama, los ministros Gabriel Katopodis, Jorge Ferraresi y Cabandié, y los secretarios Julio Vitobello y Juan Pablo Biondi, que recibió un piedrazo en la mano. Fue el único herido.

Fernández suspendió en ese momento un encuentro cara a cara con el gobernador. Y se mostró furioso durante todo el fin de semana con el mandatario provincial, que responde al presidente de la Cámara baja. “Se solucionaba con cinco policías de un lado y cinco del otro”, decían en las últimas horas desde Casa Rosada sobre el operativo.

Desde la oposición repudiaron el hecho y se solidarizaron con el presidente. Desde Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Cristian Ritondo, Waldo Wolff y otros referentes de Juntos por el Cambio se expresaron en las redes sociales.