El Gobierno respaldó a Walmart pero Camioneros no cesa su extorsión

649

El ministro de Trabajo Claudio Moroni, aseguró que “no hay ley que obligue a las empresas a indemnizar y recontratar a los camioneros”. Pablo Moyano dijo que “insistirán con su reclamo”.


En medio de la conciliación obligatoria que rige en el conflicto desatado por el sindicato de Camioneros contra la cadena de supermercados Walmart, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, declaró este jueves que en la Argentina “no existe una norma que obligue a las empresas que cambian de accionistas a indemnizar y recontratar a empleados”, tal como reclama el gremio que lideran Hugo y Pablo Moyano.

“No hay ninguna norma que obligue a la empresa a pagar”, dijo l funcionario, al tiempo que remarcó que “es momento de guardar prudencia y tratar de resolver el conflicto” que días atrás provocó el bloqueo del principal centro de distribución de la cadena supermercadista que en noviembre fue adquirida por el grupo de Francisco De Narváez.

Para el titular de la cartera labora se trata “de un conflicto de intereses”, no de derechos, a los que calificó como legítimos. “La historia laboral se hizo con conflictos de intereses reclamando nuevos derechos. Los conflictos de intereses son típicos del derecho laboral”, manifestó en declaraciones radiales Moroni.

La cuestión es que el sindicato le exige a la cadena propiedad de De Narváez que despida a 500 de los 718 empleados del Centro de Distribución de la localidad bonaerense de Moreno, les pague la doble indemnización y volver a emplearlos. El grupo empresario desestimó el reclamo y acusó a los Moyano de ponerlos al borde del desabastecimiento.

Desde el clan sindical no dan tregua y dejaron un aviso: “Rechazamos y repudiamos estas expresiones y vamos a insistir con este reclamo legítimo”, dijo Pablo Moyano, en un mensaje directo contra Moroni, empresarios y también los medios de comunicación,

“Nos llama la atención que un ministro supuestamente peronista rechace un reclamo de los trabajadores de la logística de la ex Walmart que la terminó comprándola el señor De Narváez con la empresa Dorinka. Este señor, que cuando vas a su oficina tiene cuadros de Perón y Evita, diga que no corresponde el pago de la indemnización. De última, que lo digan los empresarios, o (Mauricio) Macri, o (Patricia) Bullrich”, que nos acusan “de extorsionadores o que bloqueamos a las empresas”, lanzó el dirigente.