Con gestos al chavismo, el Gobierno reimpuso la doctrina militar de CFK

1380

El Ejecutivo derogó los decretos de Mauricio Macri y restableció los anteriores de 2006 y 2009.


Otra clara señal de vuelta al pasado. El Gobierno nacional decidió derogar la doctrina de Defensa que estableció la administración de Cambiemos y en su lugar reimpuso los decretos que regían durante la gestión presidencial de Cristina Kirchner​, firmados en 2006 y 2009. Incluye gestos de respaldo al régimen de Nicolás Maduro y críticas al gobierno estadounidense.

La norma 571/2020 publicada en el Boletín Oficial indica que los militares tendrán como misión sólo las agresiones de un estado externo, algo contradictorio ya que las fuerzas vienen apoyando las tareas de seguridad interior incluso con los operativos en las fronteras que se sucedían bajo la gestión de Néstor y Cristina Kirchner, siguieron con Macri y también ahora con Alberto Fernández.

Hoy, los militares se encuentran dando apoyo de todo tipo ante la pandemia del COVID 19. De un lado ejercen un férreo control en la población para que cumpla la cuarentena y, por otro lado, el Ejército reparte alimentos a las zonas más pobres en distintos puntos del país.

En otro punto a destacar, se anularán las tareas de defensa. La crisis de Venezuela no será considerada problema regional, pero sí se destaca el poder descomunal militar que tiene Estados Unidos que según el reestablecido decreto 1714/2009 trae consecuencias en la “agenda y el escenario internacional en materia de defensa y seguridad internacional”, que se “encuentran manifiestamente condicionados por las conductas y las políticas desplegadas por dicha nación”.

Deróganse los Decretos Nros. 683 del 23 de julio de 2018 y 703 del 30 de julio de 2018”, indica el primer articulo del decreto que firmaron este lunes el presidente Fernández, su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el ministro de Defensa, Agustín Rossi.

Reestablécese la vigencia de los Decretos Nros. 727 del 12 de junio de 2006 y 1691 del 22 de noviembre de 2006”, dice el artículo 2, y en el 3 se re impone la vigencia del decreto 1714 de 2009. Una buena parte de esa doctrina regía bajo el Ministerio de Defensa de Nilda Garré, que ahora dirige el Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano”

“Esto significa un retroceso, una vuelta al pasado. Nosotros pensamos la DPDN teniendo en cuenta la realidad de la región y del mundo. Y sobre esos desafíos y oportunidades pensamos las Fuerzas Armadas mirando al futuro, como un instrumento central para el desarrollo de nuestro país.”, advirtió Paola Di Chiaro, viceministra de Defensa durante la gestión anterior, y una de las primeras ex funcionarias que salieron a rechazas la iniciativa.

El decreto de Garré 727 de 2006 establecía que las Fuerzas Armadas eran un instrumento militar de defensa nacional que debían ser empleadas sólo ante agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otro Estado sin perjuicio sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley Nº 24.059 de Seguridad Interior y en la Ley Nº 24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas en lo concerniente a los escenarios en los que se prevé el empleo del instrumento militar y a las disposiciones que definen el alcance de dicha intervención en operaciones de apoyo a la seguridad interior.

Se entenderá como “agresión de origen externo” el uso de la fuerza por un Estado contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de nuestro país, o en cualquier otra forma que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas.

El decreto 683/2018 bajo la gestión de Macri y que ahora se deroga sustituía el artículo 1° del Decreto N° 727/06 por el siguiente: “Las Fuerzas Armadas, instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de la República Argentina; la vida y la libertad de sus habitantes, o ante cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas.

El cumplimiento de esta misión primaria no afecta lo dispuesto en la Ley N° 24.059 de Seguridad Interior y en la Ley Nº 24.948 de Reestructuración de las Fuerzas Armadas, en lo concerniente a los escenarios en los que se prevé el empleo del instrumento militar y a las disposiciones que definen el alcance de dicha intervención en Operaciones de Apoyo a la Seguridad Interior.” En ese sentido el terrorismo es una cuestión a considerar en el contexto de seguridad global en el que las fuerzas armadas debían tener un rol.

En el artículo 24 del decreto 2018 de Macri se había establecido que el Sistema de Defensa Nacional ejercerá la custodia de los objetivos estratégicos referidos por el artículo 31 de la Ley N° 23.554, a través de los integrantes identificados en los incisos f) y g) del artículo 9° de la citada Ley.” Eso no aparecía bajo los decretos de la era Kirchner que pasó Gendarmería y Prefectura de la órbita de Defensa a la del Ministerio de Seguridad.

En lo que hace a Venezuela, la directiva de la gestión anterior consideraba que los pasos del gobierno de Nicolás Maduro para “consolidar un régimen autoritario” y la crisis humanitaria venezolana atentan “contra la consolidación de la zona de paz sudamericana”. Esto ya no estará más en la doctrina de la era Fernández, aliado al régimen de Maduro.

Con información de Clarín