Esteban Bullrich, a corazón abierto: “Quiero que me recuerden como alguien que quiso traer paz”

973

Tras su emotiva renuncia a su banca en el Senado, el dirigente del PRO habló con Jonatan Viale en LN+. Dijo que “está en paz” y que “sin el amor de mi familia y de todos no hubiera podido”.


El exsenador nacional Esteban Bullrich volvió a conmover a todos en su entrevista televisiva luego de su renuncia a la Cámara Alta por su lucha contra el ELA, enfermedad que contrajo el año pasado. El referente del PRO amplió su discurso brindado en la despedida del Congreso y reflexionó sobre la situación política, considerando que «hay que aprender a pedir ayuda».

En diálogo con Jonatan Viale en La Nación +, el también ex ministro de Educación confesó: “Estoy en paz, una de mis preocupaciones cuando me diagnosticaron era no perder el foco y ver como obrar en consecuencia, creo que estoy haciendo eso, hay días en los que la oscuridad me gana”.

«Vivimos en un país muy personalista, donde el ego es un factor bastante importante» remarcó a través de la tablet con la cual puede expresarse. A su vez prolongó sus declaraciones explicando que «lo verdaderamente importante es qué se hace y cómo se hace. En estos casos no importa quién lo hace. Somos instrumentos y hay que cumplir con el servicio que nos toca, estamos de paso y las ideas quedan».

En un pasaje de la entrevista, Jonatan Viale le preguntó por los «líderes mesiánicos» y Bullrich le replicó que «los políticos hacemos campañas que siempre hablan de esa clase de líderes» y continuó explicando que en las campañas se arman «relatos épicos que nos endiosan, pero la realidad es que no podemos solos. Tenemos que aprender a pedir ayuda».

«Cuando aprendamos a ser más humildes vamos a construir una sociedad más sana y mejor» agregó en su análisis el exsenador. En ese mismo momento Viale le preguntó qué era lo más importante en la vida para él, a lo que respondió: «El amor, porque en todo este tiempo recibí afecto como nunca había recibido en mi vida. Sin el amor de mi familia y de todos no hubiera podido», expresó Bullrich, provocando la emoción de todo el estudio.