Beatriz Sarlo: “Me equivoqué con Cristina Kirchner y Alberto Fernández”

4439

La escritora dijo que esperaba otra cosa de la relación que iban a tener como presidente y vice. “Pensé que era posible conformar a la dama con menos de lo que tiene en este Gobierno”, cuestionó.


La prestigiosa escritora y ensayista Beatriz Sarlo lanzó una fuerte autocrítica respecto a la expectativas que puso sobre la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner luego de ganar las elecciones el año pasado. Su confesión gira en torno a la relación de poder que ella imaginó que existiría entre el presidente y su vice. “Tengo que admitir que me equivoqué“.

Así comenzó la intelectual en declaraciones al programa solo una vuelta más (TN). Aclaró no se había equivocado con Alberto, “con su inteligencia o conocimiento del Estado que adquirió como jefe de Gabinete de Néstor [Kirchner] “, pero sí en lo referente a la vicepresidenta.

“Me equivoqué, porque creí que era posible conformar a la dama [Cristina] con menos de lo que tiene en este Gobierno, y creo que no fue posible. Con menos gente nombrada, con menos políticas que se impulsen. Yo tenía la fantasía equivocada de que ella se iba a convertir en una especie de embajadora internacional de su propia ideología, que tanto le gustan la figuración y los vestidos, que iba a representar a América Latina y la Argentina, que podía aspirar al Unasur”, amplió Sarlo.

Y comentó sobre lo que ella esperaba de CFK: “No creí que se iba a quedar en la casa tejiendo y haciendo maldades. Pero la realidad es que se quedó en la casa tejiendo en serio. Ese fue mi error. Ella tenía los votos y uno tiene que aprender que en una democracia el que aporta una mayor cantidad de votos es el que puede mantener la hegemonía política”.

En el momento de comentar el reparto de poder que ocurre entre el Presidente y su vice, dijo que en este momento Cristina “lo quiere de socio” a Alberto y luego expresó: “Ahora la carga simbólica está muy fuertemente puesta en ella y la factura del día a día político está puesta en Alberto, pero con ministros que han sido puestos por ella y que le responden. Ese es el reparto que se da”.

Finalmente, señaló lo que beneficia y lo que perjudica a la expresidenta en estos tiempos de crisis por la pandemia de coronavirus: “La favorece que ella tiene un juicio oral en marcha en el que se puede comprobar su corrupción y eso ha pasado a segundo plano, nadie se acuerda de eso. Y la perjudica el hecho de que la tensión que existe no le da la capacidad de maniobra que podría tener en condiciones económicas, sociales y políticas más tranquilas”.