Balance semanal del Gobierno de Milei: lo bueno, lo malo y lo feo

904

La editorial de Alfredo Leuco en LN+


LO BUENO

  • 1) No frena nunca.

Más que un león, el presidente Javier Milei funciona como un toro que embiste ciegamente y no frena nunca. Puede quedar desairado y pedaleando en el aire algunas veces. Pero en momentos tan críticos y confusos, es bueno que el jefe de estado tenga la convicción y el coraje de avanzar sin titubeos. Pechos fríos ya tuvimos. Peronistas y radicales.

  • 2) Cajas de la corrupción.

Esa caja oscura de la corrupción del sindicalismo podría empezar a desmantelarse. Con la reglamentación del DNU, los trabajadores tendrán libertad de hacer sus aportes desde el primer día a la obra social o a la empresa de medicina prepaga que más les guste y que mejor servicio les ofrezca. Se quiebra el curro que los obligaban a mantenerse durante un año en la obra social del gremio. Solo para cobrar comisiones. Más derechos a los trabajadores y menos coto de caza para los corruptos.

Ayuda mucho el combate frontal contra los ladrones y ñoquis que nos roban el dinero a todos los argentinos.

El colega Mariano Roa reveló que el Fondo Fiduciario que manejaba Juan Grabois gastó 130 millones en viáticos y comisiones el año pasado y que la secretaría de integración socio urbana, pasó de 60 a 600 empleados. Milei hizo lo correcto y ordenó eliminar ese fondo que manejó decenas de miles de millones.

Y la buena noticia de hoy es que el gobierno redujo 30 gerencias del PAMI y desplazó de sus cargos a militantes de La Cámpora.

Es por ahí donde tiene que pasar la motosierra. Eran gerentes a los que Luana Volnovich les pagaba con la plata de todos hasta 3 millones de pesos por mes.

  • 3) Educación: servicio esencial.

El vocero Manuel Adorni anunció que el gobierno va a declarar la educación como servicio esencial. Sería un extraordinario paso adelante. La obligación de mantener guardias docentes y el 75% del servicio y recibir a los chicos en las escuelas pese a los paros, es todo ganancia para la comunidad.

 Los alumnos tienen clases aunque sean limitadas y los padres pueden ir a sus trabajos tranquilos porque sus hijos no tienen que quedarse en sus casas. En el mismo sentido positivo está la decisión de aumentar en forma significativa la ayuda escolar. Pasará de 17 a 60 mil pesos. Es un incremento del 311% y una asistencia para las familias de 7.300.000 chicos. El objetivo es que ningún padre y ningún alumno pase por el drama de abandonar el colegio o cambiar de establecimiento.

  • 4) Inflación en baja.

Los números de la inflación son una verdadera catástrofe. Pero todo indica que la tendencia hacia la baja puede consolidarse. El ministro Luis Caputo dijo en LN+ que la próxima medición va a estar más cerca de 10 que de 20.

Si eso se confirma hay dos buenas noticias. Que el índice puede seguir bajando hasta llegar a números razonables y que los salarios empiezan a recuperar su poder adquisitivo. En el mismo rumbo va la confirmación de que en marzo los jubilados van a recibir el 30% de aumento más un bono. No es suficiente para recuperar toda la caída y la capacidad de compra perdida pero algo es algo. Poco es mejor que nada.

  • 5) Indicios valiosos.

Creció la oferta de departamentos en venta y en alquiler. El superávit financiero de enero no se lograba desde el 2012. Es cierto que se logró licuando salarios y jubilaciones y pisando transferencias pero es una señal del rumbo correcto.

LO MALO

  • 1) El sindicalismo mafioso.

La CGT es una oligarquía peronista en defensa de los capitostes eternizados en sus cargos. Han confirmado con su proceder que son capaces de hacer cualquier cosa para no perder sus privilegios de casta.

 Los Pablo Moyano y los Roberto Baradel ya están empujando nuevos paros y huelgas. Los ferroviarios y  Héctor Daer hicieron punta. El gobierno sabe que si quiere aumentar las fuentes de trabajo privado y en blanco debe quebrar el corporativismo de estos patoteros y millonarios. La reforma laboral que irá al Congreso va en ese rumbo aunque no será fácil poder convertirla en ley. Son verdaderos defensores del pasado que condenan a la sociedad al fracaso y a la pobreza a sus afiliados. Ellos no tienen problemas, viven en mansiones y circulan en autos de alta gama con vidrios polarizados y guardaespaldas.

LO FEO

  • 1) El insultador serial.

Autoritario y personalista, Javier Milei no para de insultar y agraviar a medio mundo. Son tiros en los pies que se tira el presidente y que podría evitar con más prudencia y sentido republicano. La Constitución Nacional propone paz, diálogo y concordia. Está muy bien que Milei defienda con firmeza sus ideas y proyectos. Pero sobreactúa y se va de boca demasiado seguido. Divide a la sociedad en buenos y malos y eso es un recurso nefasto del populismo. Intenta intimidar a los que no lo apoyan en un todo con groserías que no le suman absolutamente nada. Animalizar a los adversarios políticos es típico del peronismo. Gorilas es un ejemplo. Milei utilizó la palabra “gusano”, que dicho sea de paso fue la descalificación de Fidel Castro contra los patriotas que se opusieron a la dictadura comunista o que se exiliaron en Miami. Esa actitud de Milei se parece peligrosamente al autoritarismo kirchnerista. Acusaban a los que pensaban distinto de buitres o caranchos. Milei debe saber que es muy difícil que pueda recuperar una relación racional y colaborativa con alguien al que maltrata de esa manera. El 56% no votó el insulto como herramienta permanente. Encima en muchas ocasiones apela a esas groserías contra los adversarios que quieren ayudarlo y que no son sus enemigos. En las últimas horas calificó de “nido de ratas” al Congreso de la Nación. Otra vez la repugnante animalización y le dijo “traidor y basura” a Ricardo López Murphy.

En el Parlamento hay de todo. Representantes del pueblo que no tienen ética ni honradez y legisladores esforzados y de excelencia académica que tienen que ser respetados. Si hay coimeros, cosa muy probable, el presidente como funcionario público tiene la obligación de denunciarlo ante la justicia. Con nombre y apellido. El que generaliza, discrimina.

Además, cualquier argentino sabe que Ricardo López Murphy es una persona intachable, honesta y democrática que defendió sus ideas liberales en los momentos donde había una corriente poderosa en contra. López Murphy bancó su ideología cuando Milei, por ejemplo trabajaba con Daniel Scioli, un emblema de la casta que como si esto fuera poco, ahora es funcionario de su gobierno. El presidente debe tener más respeto y mejor información.

Es un caso parecido a la metida de pata que Milei hizo con Alejandro Borensztein.

Lo acusó de ser “cómplice” de Sergio Massa y de los “tosedores” que intentaron distraerlo en el debate presidencial.

Una verdadera locura. Milei careció de información correcta y demostró una total ignorancia de la postura de un genial humorista político como Borensztein que siempre tuvo una mirada irónica y crítica del kirchnerismo y del massismo. Creer que Borensztein puede ser cómplice de Massa es no haber leído los diarios, no entender nada de política o tener un delirio persecutorio que ve conspiraciones donde no las hay. La columna de Alejandro que enojó a Milei se titulaba: “Cálmate Javi” y fue un buen consejo. Señor Presidente. Gobierno lo mejor que pueda. Los argentinos necesitamos que le vaya bien. Pero no se tire tiros en los pies. Cálmate Javi.

Editorial de Alfredo Leuco en El diario de Leuco por LN+