Andahazi: “Cómo aplicar una vacuna que no existe”

2067

Es una obligación del periodismo, le pese a quien le pese, comunicar que al día de la fecha, 9 de noviembre de 2020, no existe ninguna vacuna contra el COVID-19.

Ninguno de los desarrollos cumplió con todos los pasos del protocolo para acreditar la seguridad y efectividad que la ciencia exige. Es decir, repito, la vacuna no existe hoy ni existirá en diciembre, ni acá ni en ningún lugar del mundo. De modo que la promesa del gobierno es falsa.

Cometería una gravísima falta a las normas internacionales y sometería a la población a un serio riesgo, si el gobierno vacunara masivamente con una droga que no está probada ni, mucho menos, aprobada. Ni siquiera Rusia vacunará a su gente en diciembre.

El gobierno se está metiendo en un escándalo de proporciones inimaginables. Igual que los mitómanos patológicos, cada día se enreda más en una madeja de mentiras de las que cada vez le cuesta más salir.

La administración Fernández va camino de estrellarse en un escándalo político y judicial sin precedentes. Tal vez uno de los más grandes de la historia, quizá con cientos de miles de personas demandando al Estado argentino.

El gobierno produjo un caos informativo incomprensible. Tratemos de ordenar la información. Si la Sputnik entró en fase 3 en septiembre, la concluirá entre marzo y abril de 2021. No existe otra posibilidad. ¿Cómo puede entonces el presidente Alberto Fernández hablar de vacunar a los argentinos en diciembre? Es un delirio.

El presidente incluso le disputó el podio a Maduro al afirmar que tiene dos dosis, pero que no se las aplicará hasta que toda la población esté vacunada. Una locura.

A qué obedece esta campaña delirante ¿A la necesidad de generar buenas noticias y expectativas positivas o va todavía más allá? Estamos ante las puertas de un escándalo de proporciones planetarias.

El laboratorio que hace de puente con los rusos es el opaco HLB Pharma Group dirigido por un ex presidiario y otros socios procesados en numerosas causas. Uno de los socios es Ariel García Furfaro quien pasó dos años presos por contrabando de sueros. Durante el encierro estudió abogacía y fundo el Sindicato de presos.

La sede administrativa del laboratorio coincide con un local gastronómico que nada tiene que ver con la salud y su nombre resulta sorprendente: “El pollo sin espinas”.

HLB estaba en quiebra pero se levantó el proceso justo para resolver las gestiones de la vacuna. Y no te sorprenderá saber en este punto que tiene vinculaciones con la Cámpora de Santa Cruz asociada a Alicia Kirchner.

La vacuna rusa vale por lo menos 5 veces más que la de AstraZeneca y será el Estado argentino el que se hará cargo de la compra de 25 millones de dosis, según consignó Alberto Fernández.

El papel de HLB no sería menor, parece que estarían inscribiendo la vacuna en el país. Y otra vez la pregunta, ¿Cómo se puede inscribir una vacuna que aún está en fase de prueba y que Rusa admite que no podrá producir en las cantidades que se necesita?

Aquí aparece una primera respuesta, existiría la intención de producir Sputnik V en la Argentina, pero entonces ¿por qué HLB, un pequeño laboratorio de San Isidro que no cuenta con la infraestructura y que en 2018 sufrió una clausura por fallas en las normas de seguridad?

Rusia admite que las vacunas para exportación podrían producirse en China e India. Y aquí tenemos otro problema. El ANMAT necesita aproximadamente 30 días para aprobar una droga o vacuna que llega pre-aprobada de Europa o EEUU porque se comparten una serie de normas, pero cuando los medicamentos vienen de otros países los protocolos son más largos. Para Rusia, la vacuna es un negocio y un tema geopolítico tal como confesó el propio Ginés.

Frente al tsunami de críticas y cuestionamientos que el mismo gobierno provocó, Carla Vizzotti se defendió asegurando que ninguna vacuna salteará pasos, pero inmediatamente agregó que la llegada de Sputnik V tiene posibilidades de ser más precoz.

Si es como muchos afirman, que los rusos podrían dar por aprobada la Vacuna con un testeo de sólo el 25% de los voluntarios, tenemos que entender que la fase 3 se planea testear directamente con la población. No hay otra manera de acelerar esos tiempos.

Recordemos la cantidad de papeles y contratos que los voluntarios firman al decidir en ser parte del experimento en cualquiera de sus fases. Un científico ruso del propio Instituto Gamaleya, donde se generó Sputnik V, dijo que la vacuna no sería aconsejable para personas de más de 60 años por la base viral sobre la cual trabaja.

Entonces, ¿por qué apurar la compra de una vacuna que no cubre a la franja etaria más complicada, que es cara y que no muestra voluntad de cumplir con los rigurosos controles que exige occidente?

En la vereda de la ley y las normas, el laboratorio Pfizer acaba de dar una excelente noticia: en pleno desarrollo de la Fase 3, Pfizer y BioNTech adelantaron que su desarrollo sería efectivo en 90%. Si además tenemos en cuenta que esta vacuna trabaja sobre un sistema novedoso llamado ARN mensajero.

La cara amable de la moneda es que el coronavirus ha acelerado la ciencia en forma meteórica. el optimismo es aún mayor porque esto será, y recuerden lo que les estoy diciendo, la llave que abrirá la puerta de la cura o prevención de muchas enfermedades hasta hoy incurables.