Al borde del default, el Gobierno recibe otro revés de los acreedores

571

Tres grupos importantes de bonistas comunicaron que no están dispuestos a aceptar la propuesta de reestructuración de la deuda. El ministerio de Economía respondió que está “decepcionado”.


En el comienzo de un mes decisivo para el futuro económico de la Argentina, este lunes el Gobierno recibió otro duro golpe luego de que tres importantes grupos de acreedores de bonos de la deuda nacional expresaran formalmente su rechazo a la propuesta de canje presentada por Martín Guzmán.

“El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Cambio de Argentina representan colectivamente un amplio y diverso espectro de tenedores de bonos soberanos de Argentina. Cada grupo ya ha rechazado públicamente los términos comerciales propuestos por Argentina para la reestructuración de su deuda externa“, decía el comunicado difundido esta mañana.

Agregan que “cada uno de los tres grupos de tenedores de bonos y las instituciones que representan, junto con varios otros inversores, desean reiterar y dejar en claro que no pueden respaldar la oferta de intercambio recientemente anunciada por la República, y no entregarán sus bonos en dicha oferta, porque, entre otras razones, los términos requieren que los tenedores de bonos argentinos sufran pérdidas desproporcionadas que no son justificadas ni necesarias”.

De todas maneras, señalan que “están preparados para discutir constructivamente con Argentina cuando su gobierno esté listo para hacerlo, con el objetivo común de encontrar una solución viable a los desafíos financieros actuales de la República“.

El comunicado se conoce cuatro días antes del cierre de la oferta (viernes 8 de mayo), y pone al Gobierno ante la disyuntiva de flexibilizar la propuesta o asumir la marcha hacia un nuevo default. Entre los fondos que se oponen a la reestructuración están BlackRock, Fidelity, T Rowe Price y Ashmore.

Hasta el momento, la posición de la administración Fernández es que la propuesta enviada es el máximo esfuerzo posible que se puede hacer dentro del criterio de “sustentabilidad”, garantizando que podrá cumplirse durante toda la vigencia de los nuevos bonos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se apoya en un informe del FMI que dice que en estas condiciones la deuda es insostenible y que se necesita un ahorro sustancial (50.000 millones de dólares) para recuperar la sostenibilidad de la deuda. Con mayor precisión, el Gobierno busca alcanzar un recorte 62 por ciento en los pagos de intereses por un valor de casi $ 38 mil millones, así como una reducción del 5,4 por ciento en el valor nominal de la deuda, por un valor de aproximadamente $ 3.600 millones.

La respuesta del Gobierno

A través de un comunicado, el Ministerio de Economía manifestó que “el Gobierno de Argentina ha revisado y está decepcionado con la declaración del día de hoy por parte de tres grupos de acreedores”, y agregó que “tenemos la esperanza de que nuestros acreedores reconozcan que, especialmente a raíz de la crisis del COVID-19, Argentina no puede pagar más”.