“Una gran victoria”, Sabsay celebró la llegada de Rosatti al Consejo de la Magistratura

738

El abogado constitucionalista dijo que la asunción del presidente de la Corte Suprema al frente del organismo que controla los jueces “hizo que comenzara la cuenta regresiva”.


La Corte Suprema de Justicia puso esta tarde en vigencia el nuevo Consejo de la Magistratura de 20 miembros, con el presidente del máximo tribunal Horacio Rosatti a la cabeza. También ordenó tomarle juramento a los nuevos consejeros electos y notificar a la Cámara de Senadores y de Diputados, que hasta ahora no mandaron a sus representantes por las segundas minorías.

Así lo dejó en claro la Corte Suprema, en un fallo firmado por Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda. Ricardo Lorenzetti no suscribió la resolución porque participa en la ciudad de México de una conferencia internacional y cumple actividades oficiales autorizadas por el propio alto tribunal.

Al respecto, el constitucionalista Daniel Sabsay fue contundente a la hora de analizar este movimiento en la Justicia.

“Las decisiones no las toma Rosatti, las toma un órgano colegiado que actúa por mayorías. En segundo lugar no son decisiones, son sentencias que tienen autoridades de cosas juzgadas porque es el último escalafón de la justicia. Es clave lo que ha pasado hoy. Es importantísimo“; opinó el doctor en El diario de Leuco por LN+.

“Recordemos que se creó justicia legítima con jueces militantes que juran cumplir con el ideario kirchnerista, el círculo queda cerrado y no hay independencia de la justicia, por lo tanto no hay República“, insistió Sabsay.

El letrado dejó en claro que “fue una gran victoria y que comenzó la cuenta regresiva. Por eso no les gusta a Cristina. Lo que ella habla de “nuevo” es el bonapartismo de Napoléon, la posibilidad de que sea el soberano el que decide por sobre todo el mundo y sea ella la que prácticamente tenga la suma del poder público”.

Vale recordar que antes del fallo, Cristina Kirchner rompió el silencio sobre el tema y criticó directamente al máximo tribunal hablando de “casta judicial”, mientras voces oficialistas hablaban de golpe institucional y amenazaban con pedidos de juicio político. La Corte respondió con un fallo: reafirmó la decisión sobre el Consejo tomada en diciembre que, según resaltó, “es cosa juzgada” y decidió no demorar el funcionamiento del organismo que selecciona y controla la labor de los jueces pese a que el Congreso no haya nombrado a sus representantes.