“Todo indica que son terroristas”, fuerte acusación de la DAIA sobre el avión iraní

203

El presidente de la DAIA dijo que “pareciera que el Gobierno está colaborando” sobre el conflicto de la aeronave retenida en Ezeiza y la investigación sobre sus tripulantes.


El presidente de la DAIA (Asociaciones Israelitas Argentinas), Jorge Knoblovits, opinó sobre el polémico caso del avión venezolano-iraní que se encuentra retenido en el Aeropuerto de Ezeiza desde el pasado 8 de junio, cuando trajo a bardo a 14 venezolanos y 5 iraníes con posibles vínculos terroristas.

Nosotros dejamos que intervenga la Justicia. Si hubo alguna situación irregular de funcionarios, eventualmente se tendrá que investigar“, expresó el dirigente mientras continúa la investigación judicial.

Además, Knoblovits no tuvo dudas en afirmar que la aeronave es “terrorista” y que “todos los indicios indican que forman parte de una pantalla de organización terrorista”.

Por otra parte, el titular de la DAIA manifestó que el “Gobierno de Alberto Fernández está colaborando”. “Según lo que vemos en las páginas de clientes, el Gobierno argentino parece que está colaborando. Una cosa es lo que dice, otra lo que hace”, esbozó.

Por último insistió en que es “sospechoso que un avión de gran porte tenga una carga tan pequeña”. “Un avión de ese porte tenga una carga tan pequeña. En caso de que se demuestre que el avión sea iraní, vamos a solicitar que se quede en Argentina”.

Sigue la prohibición para salir del país

Los cinco iraníes y 14 venezolanos que llegaron a la Argentina en un avión de EMTRASUR hace dos semanas permanecerán “por ahora” con la prohibición de salida del país pero “sin ninguna otra restricción”.

Así lo revelaron fuentes judiciales que indicaron que “la investigación del terrorismo es mucho más compleja que una causa penal común”, por lo que pronosticaron que la causa que llevan adelante la fiscal Cecilia Incardona y el juez Federico Villena tiene un largo recorrido por delante.

La fiscalía y el juzgado dejaron trascender ayer su malestar por la “filtración” del contenido del teléfono celular del piloto iraní de la aeronave, Gholamreza Ghasemi.

Pese a que la causa continúa bajo secreto de sumario, se supo que el teléfono secuestrado a Ghasemi por orden de Villena contenía una foto de su juventud como miembro de la Guardia Revolucionaria Al Quds, pertrechos militares y otras imágenes con supuestas leyendas anti israelíes.