Sobreprecios: Grabois dijo que “quiere ver rodar una cabeza”

361

En otra embestida al Gobierno, el dirigente social dijo que “tiene que haber responsables que paguen las consecuencias” de la escandalosa compra de alimentos con costos hasta 62% más caros.


El secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, volvió a arremeter contra el Gobierno por la compra de alimentos que efectuó con valores que superaban el 60% de los Precios Máximos fijados por la Secretaría de Comercio. “Quiero ver rodar una cabeza. No puede ser que estas cosas pasen impunemente“, sentenció.

A través de su cuenta de Twitter, este lunes el dirigente había dicho que fue una maniobra de “estafa a los pobres” por pagar por alimentos “el triple” de lo que su organización podría haberlos conseguido.

El ministro Daniel Arroyo admitió que pagó hasta 62% más que los “precios testigos” por la compra de alimentos para distribuir en barrios vulnerables. Por ejemplo, pagó $85,76 el paquete de medio kilo de fideos semolados a la empresa Sol Ganadera SRL (marca Doña Luisa/Sua Pasta) y $84,77 un paquete similar a la compañía Copacabana (marca Pastasole).

“Con los alimentos hay un problema en la compra y distribución que viene de arrastre”, dijo Grabois en diálogo con Viviana Canosa en FM Milenium. En este sentido, agregó que los alimentos del Estado “no estaban llegando” a los comedores comunitarios y que “muchos de los que mandaban eran de mala calidad”.

“Quiero darle tiempo para que se pueda encargar y no quiero permitir que los oportunistas como Patricia Bullrich, que jamás se preocupó por la comida de los pobres, se monten en el tema para gastar al Gobierno en un momento tan difícil”, expresó.

Horas después de la polémica, el Presidente Alberto Fernández adelantó que frenará la operación. “Como esta compra se hizo pero todavía no se pagó, le pedí al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que no se pueda hacer ninguna compra sin respetar los precios máximos que fija el Estado“.

“Queremos que vuelva lo mejor de lo que tuvimos antes, pero no la corrupción”, concluyó Grabois.