Moyano dice que su hija “se rompe laburando para juntar manguito por manguito”

1084

A Karina Moyano, envuelta en una causa por narcotráfico, se le había restituido de manera ilegal medio millón de dólares por decisión del juez Villena. Aunque luego el fallo se anuló y debió devolver el dinero.


Una historia que se repite. A la hija de un poderoso personaje del ambiente político (colapsado de denuncias y causas judiciales en su contra) se le complica justificar una suma monstruosa de dinero. Algo muy similar a lo que vimos con Cristina Kirchner y su hija Florencia con los millones de dólares encanutados en una caja fuerte, está volviendo a suceder con el sindicalista “ejemplar” Hugo Moyano y su hija Karina, a quien la justicia le mantiene embargado 450 mil dólares y 600 mil pesos que fueron incautados en un allanamiento en el marco de una causa por narcotráfico y lavado de dinero.

Días atrás el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, sin estar al mando del expediente, decidió restituirle ese dinero a la hija del camionero y estalló el escándalo. A las pocas horas su par Juan Pablo Augé declaró nulo ese fallo obligándola a reintegrarse esos fondos en sede judicial.

Y como no podía faltar, el líder gremialista y presidente de Independiente salió bancar a su hija. “Son mentiras, mi hija se rompe el orto laburando, con su familia, para juntar manguito por manguito”, lanzó Moyano en declaraciones a C5N y arremetió contra el expresidente Mauricio Macri. “Estos hdp se mandan una estafa como el expresidente con el Correo argentino y nadie dice nada, 70 mil millones”, siguió.

De este modo, el dirigente preferido de Alberto Fernández se refirió a una serie de notas publicadas por el periodista Hugo Alconada Mon en el diario La Nación, en las que da cuenta de la llamativa maniobra judicial que benefició a la hija del camionero.

Sucede que en enero el juez Villena intervino en una causa contra por presunto lavado de dinero y sobreseyó a Karina Moyano. Fue a contrarreloj y en el penúltimo día la feria judicial, lo que despertó señales de alarma de dos fiscales que lo denunciaron ante el Consejo de la Magistratura por beneficiarla. Por esa razón, Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), y Cecilia Incardona, fiscal federal de esa jurisdicción, que también tramita la causa por espionaje ilegal contra los jefes de la AFI, solicitaron investigarlo por mal desempeño.

Villena no solo desligó a la hija de Moyano, también le devolvió casi medio millón de dólares y 600.000 pesos que se encontraban congelados en causa de narcotráfico que tramitaba en otro juzgado, que no el suyo. Villena “habilitó la feria sin existir ninguna de las causales normadas” en el Código Procesal y el Reglamento para la Justicia Nacional “y le imprimió el veloz trámite de 3 días a dos pedidos que no se fundan en una sola razón de urgencia”, fijándoles un plazo de 24 horas para responder una vista, plazo que luego el mismo juez no respetó, marcan ambos fiscales en escrito.

En el mismo marcan que se “dictó la resolución de sobreseimiento de una persona [en alusión a Karina Moyano], sin conocer las constancias del expediente, sin tener a su cargo la investigación y sin ser el juez natural del caso”.

Para Moyano, todo se enmarca en una campaña mediática en su contra. “No respetan a los jueces con autoridad como el juez Villena”, sostuvo y cuestionó al diario La Nación, que informó sobre los vericuetos judiciales de su hija. “Estos señores vienen a hablar de autoridad moral”.