Milei dinamita su propia gestión política

891

La columna semanal de Alfredo Leuco en El diario de Leuco por LN+


LO BUENO

Contra los piqueteros extorsionadores.

Los piqueteros extorsionadores aprendieron rápido de los patoteros millonarios de la CGT. Usan y abusan de los pobres para multiplicarlos y mantenerlos como rehenes. Si no van a las marchas o a los cortes de ruta, no cobran los planes y no comen. Tienen que poner parte de su dinero en los bolsillos de los malandras que conducen las agrupaciones. Los Belliboni, Pérsico y Grabois se mimetizaron con las prácticas de los Moyano y compañía. Ahora la justicia los está investigando a fondo y ellos denuncian persecución. Lawfare, dicen los muchachos como instaló Cristina.

Pero hay más de mil comedores que recibieron fortunas y que no existían. ¿Se entiende esta estafa al estado? Le daban millones y alimentos a comedores que no existían. Deben pagar con la cárcel los que entregaban esos planes y los que los recibían. Eran puro dibujo, delito compartido entre el piquetero y el funcionario que en algunos casos eran la misma persona. Todo regado de facturas truchas y empresas fantasmas. Robar es un delito, siempre. Pero robar a los pobres supera todo. Es un crimen de lesa indignidad. Pero el colmo de la cara de piedra fue una de las responsables de este robo. La ex ministra, Victoria Tolosa Paz acusó a este gobierno de genocidio por no entregar alimentos que tienen reservados para una emergencia. ¿Escuchó bien?

De genocidio. Ella y su gobierno kirchnerista se cansaron de fabricar pobres y de esclavizar a los que más necesitan y resulta que ahora este gobierno es responsable de un genocidio.

Hay diez denunciantes que pidieron ser testigos protegidos porque tienen miedo que los revienten a palos o algo peor, que les peguen un tiro. Si la ayuda social es más transparente y llega a quien tiene que llegar, eso será un paso adelante. Por eso es bueno.

LO MALO

Milei dinamita su propia gestión política.

Ahora les tocó el turno a Nicolás Posse y a su hombre en los servicios de inteligencia. Milei les sacó tarjeta roja y los sacó de la cancha. Afuera!!! El reemplazo de funcionarios no debería sorprender a nadie. Un gobierno joven y sin estructura partidaria, en muchos casos tiene que probar la eficiencia y la lealtad de los ministros y secretarios en la práctica cotidiana. Lo que realmente es nefasto para el propio gobierno es la manera inexplicable con la que procede. A Nicolás Posse lo tuvieron una semana en la parrilla. Lo fueron asando de a poco, al spiedo. Todos los días estuvo en los títulos de los diarios poniendo en duda su continuidad y con información aportada por el entorno de Milei. ¿Cuál es el motivo para tantos errores no forzados? Es el abc de la política. Si decidiste echar a un funcionario, tenes que manejar las cosas con prudencia y silencio y anunciar directamente quien es su reemplazante. Eso genera menos costo político. Muestra firmeza y decisión. Toda la semana se estuvieron pegando tiros en los pies. Que lo rajan a Posse. Que lo desmienten. Que utilizó los servicios de inteligencia para espiar a sus propios compañeros de gabinete. Que se queda, es uno de las personas más cercanas a Milei desde que trabajaron juntos con Eduardo Eurnekian. Lo ningunearon como si fuera el peor de los enemigos. Lo sometieron al escarnio público cuando Milei ni lo saludó y el locutor oficial ni lo nombró.

 ¿A que se debe semejante locura? El mensaje es feroz. Si trata así a uno de sus mejores amigos, que pueden esperar sus adversarios? ¿Cuál es la ganancia de humillar a quien hasta hace diez minutos era tu jefe de gabinete? Políticamente es una señal que erosiona a Milei. Porque a Posse no lo designó Cristina ni Macri. Es o era un hombre de su confianza. Por lo tanto si fracasó Posse, fracasó Milei.

Este criterio insólito es bastante habitual.

Es la demostración de que Javier Milei desprecia la política pero la necesita cada vez más. Designan funcionarios con la misma liviandad con que se van o los echan en poco tiempo. Todavía no cubrieron los cargos en más de 1.500 organismos importantes. Hay más anuncios que concreciones. Y mucho viaje al exterior y poca gestión en el terreno. Hay casos directamente delirantes como la titular de la aduana, Rosana Lodovico que fue desplazada de su cargo por sospechas en su comportamiento ético, pero no la sacaron del organismo. La mantiene con otro cargo. ¿Qué es eso? ¿Cómo hay que interpretarlo?

 A Sandra Petovello ya le renunciaron o ella despidió a 14 funcionarios en 5 meses. Un record absoluto. No saben a quién designan y no saben porque se van o los echan. Esas idas y vueltas dinamitan la política e impactan en una gestión llena de piedras en el camino.

LO FEO

Las caras del pasado.

  • El señor feudal de La Matanza, Fernando Espinoza está procesado por abuso sexual y por no respetar la distancia que tenía que tener con su denunciante. Melody Rakauskas, declaró en este canal, en La Cornisa que “tiene miedo que la maten”.

Todo el peronismo sin excepción, con Axel Kicillof y Cecilia Moreau a la cabeza respaldaron a Espinoza. ¿Cristina? Se borró. No dijo una palabra. Hipocresía y comportamiento mafioso de omertá. A los del palo se los banca. El justicialismo como aguantadero.

Francisco Sánchez, secretario de culto, en España volvió a sus declaraciones medievales y profundamente reaccionarias. Ya había tenido expresiones antisemitas y en esta ocasión fue contra el aborto, el matrimonio igualitario y hasta contra el divorcio. En su delirio llegó a decir que los hijos de divorciados tienen problemas de ansiedad y un rendimiento escolar inferior.

Dos caras del pasado. Espinoza debería tomarse licencia como intendente y dar explicaciones a la justicia. Y Sánchez debería hacer las valijas y dejar su lugar en el estado.

Editorial de Alfredo Leuco en El diario de Leuco por LN+