Mercedes Ninci y su dramático relato de lo que fue el desalojo en Guernica

1054

La periodista cubría el operativo en momentos de máxima tensión entre los usurpadores y las fuerzas de seguridad. “Hablan de represión pero fue al revés. La Policía iba para atrás y los manifestantes los doblegaban”, contó.


Tras el fracaso de las negociaciones y de un último pedido de prórroga rechazado por la Justicia, el gobierno de Axel Kicillof ordenó este jueves desalojar el predio de Guernica con unos 4 mil policías. En medio del operativo hubo duros enfrentamientos entre los efectivos y los usurpadores que debían abandonar el predio. Pasadas las 7 de la mañana, muchos de los ocupantes querían volver a entrar al terreno ubicado en el partido de Presidente Perón y agredieron a los uniformados en las inmediaciones del descampado. Las fuerzas de seguridad debieron defenderse con balas de goma y gas lacrimógeno, frente a los piedras, botellas y bombas molotov que lanzaban los violentos.

La periodista Mercedes Ninci estuvo cubriendo el hecho desde el inicio del operativo y narró cómo vivió esas horas de máxima tensión. “Había cien gordos mortero, no uno. Lo que pasó es de terror porque la Policía no podía avanzar por esta horda de 300 personas. En lugar de ir a la toma donde estaban todos los canales, me quedé en la calle, que es donde empieza todo el lío. Fueron tres horas y tiraban de todo: morteros, botellas cargadas, piedras, palos, molotov”, contó en diálogo con Alfredo Leuco en Radio Mitre.

Escuchá a Mercedes Ninci con Alfredo Leuco en Radio Mitre

“Me impresionó cómo la Policía retrocedía siempre. Recién logra desalojar por una gran idea que tuvo Berni, que es ir en helicóptero al descampado donde estaba esta gente que quería volver; se asustaron y se empezaron a ir otros. Recién ahí la Policía pudo tomar control”, agregó Ninci.

La cronista consideró que “se debe dividir sectores en cuanto a los dueños; porque una cosa es Bellaco SA donde se va a hacer el country, y otra don Andres Ríos, que tenía 8 hectáreas y animales. Es más pobre que los que tomaron el campo. Doña Vilma hace 60 años que vive ahí, y le tomaron el pequeño campito”.

“Arrojaban piedras con las hondas, los vecinos estaban aterrados porque tenían miedo que les tomaran sus casas. “Hablan de la represión policial en todos los gobiernos. Esta vez fue al revés, la Policía iba para atrás y los manifestantes los doblegaban”, relató Mercedes.