Mapuches bloquean el acceso a un club y quieren exigir un permiso para entrar

1598

Ocurre en Neuquén. La comunidad Kaxipayiñ puso una barrera en la entrada, afirma que el ingreso a la villa turística atraviesa 800 metros del territorio que reclaman. Buscan que la medida comience a regir desde el lunes.


Una vez más, los mapuches siguen cometiendo delitos de usurpación en la Patagonia. En esta oportunidad, los socios de una exclusiva villa turística ubicada a 70 kilómetros al noroeste de la capital neuquina deberán gestionar un permiso de circulación ante una comunidad mapuche para acceder a sus propiedades. Se trata de la agrupación Kaxipayiñ, quienes mantienen una larga disputa con el Club Mari Menuco, para la cual se iniciaron distintos expedientes en los que interviene la Justicia ordinaria.

El anuncio no pasó desapercibido para los socios e incluso tampoco para la Justicia provincial. El Fiscal Jefe Pablo Vignaroli convocó a los mapuches y a los referentes del club privado a una mesa de diálogo para resolver la situación antes de que la medida entre en vigencia desde el lunes próximo.

Una de las fotos del ingreso al Club Mari Menuco con las que la comunidad anunció la protesta. Foto: Facebook Confederación Mapuche de Neuquén

“Si usted está en territorio mapuche, a partir de la próxima semana fecha 13 de septiembre, solicite su permiso para circulación y registro de quien ingresa al territorio de la comunidad mapuche Kaxipayiñ, personería jurídica 4476”, indica el mensaje que comenzó a circular esta semana.

En diálogo con los medios, el lonko de la comunidad, David Cherqui, defendió la medida al afirmar que “es la única forma de resguardar el territorio ancestral”. Para ingresar a la villa, los socios deben atravesar 1000 metros que se encuentran en litigio y sobre los que ambas partes exigen potestad. “Nosotros reconocemos que la villa tiene 69 hectáreas, esas les pertenecen al Club Mari Menuco, pero hay un sector ubicado en el acceso que le pertenece a la comunidad mapuche” explicó Cherqui.

En cuanto a la disposición, mencionó: “Por ahora es sólo una medida informativa. Queremos saber quién entra y quién sale, pero no tenemos pensado prohibirle a nadie que circule, sólo que lo informe y se registre”. Es en ese tramo de mil metros donde exigirán el permiso para circulación, para poder entrar y salir. “¿Quieren circular? Que nos pidan permiso”, sentenció.

Con el objetivo de difundir los alcances de la medida, integrantes de la Kaxipayiñ repartieron folletos informativos donde anunciaron que controlarán el acceso al espacio privado.

De inmediato, los propietarios de los lotes ubicados en la Villa expresaron su preocupación por la medida y exigieron a las autoridades judiciales de la provincia de Neuquén “que adopte medidas urgentes, para evitar que la decisión se ponga en práctica”.

Referentes del Confederación Mapuche de Neuquén anunciaron la colocación de una barrera en el ingreso al espacio privado donde se realizará la verificación de las personas que intenten acceder al área. “Nos servirá también para tener información de quienes van y vienen, y lo podemos hacer porque atraviesan nuestro territorio”, advirtieron.