Luis Juez, tras su derrota en Córdoba: “Fue todo trucho, todo sospechoso”

662

El candidato a gobernador de JxC puso en duda la legitimidad de la votación, donde el candidato oficialista Llaryora le sacó 3 puntos de ventaja. “El peronismo nos ha acostumbrado a todas las trampas”, dijo.


Fiel a su estilo, Luis Juez no se iba a guardar nada tras la derrota electoral en la provincia de Córdoba y cuestionó duramente el desarrollo de los comicios llevados a cabo este domingo, a tal punto que puso en tela de juicio la legitimidad de la votación.

Se hacen los boludos pero son los dueños de todo y manejan todo. Llevan gobernando esta provincia 25 años y no pueden armar una elección. El peronismo nos ha acostumbrado a todas las trampas”, comenzó su relato el candidato a gobernador de JxC en diálogo con Cadena 3.

Criticó el “cinismo y la hipocresía” con la dijo que Martín Llaryora habló previamente en Cadena 3. “Sentí que nos mintieron, que nos demoraron, que nos engañaron, que nos bastardearon y que nos forrearon”, lanzó.

En ese marco, cuestionó la “forma” en la que se dieron las elecciones y aseguró que no le importa “la cantidad” por la que perdió, sino “la calidad” con que se llevó a cabo el comicio.

“Los tipos no tienen límites. El dolor, el hambre y la miseria de la gente siempre fue utilizada con criterio electoral; fue todo una maniobra inteligente, pícara, para ver si nos íbamos a dormir, pero todo el comicio fue raro“, amplió.

En esa línea, dijo que “ellos tienen todo atado y nos han acostumbrado a esto”. Y reiteró: “Si me toca perder, me toca perder, pero estos muchachos no pueden hacer una bien, ¿todo lo que haga el peronismo tiene que ser dudoso y volverse raro?”.

Señaló también que “la calidad institucional de Córdoba es pésima y a los cordobeses nos da vergüenza admitirlo”. Y siguió: “Schiaretti entró en 2007 con un fraude electoral. Es todo trucho, todo negro, todo raro, todo sospechoso”.

Juez aseguró que seguirá “hablando y levantando la voz”. “Tengo todo el derecho del mundo a poner en evidencia este mecanismo de corruptela. No me van a arrodillar ni disciplinar”, juzgó. Y pidió al oficialismo que “hagan las cosas con transparencia y decencia”.

Al cuestionar la forma de los comicios, dijo: “En seccionales donde habíamos hecho una excelente elección, no estaban cargadas, exprofesamente. Somos grandes, esta es mi tercera candidatura a gobernador y capaz que la última y pretendía irme como un señor dándole un abrazo al que me ganaba, pero son tramposos y han hecho de la trampa un mecanismo permanente”.

“Los ladrones son ladrones, siempre se las ingenian”, lanzó. Habló de “clientelismo político del oficialismo” y aseguró: “A mí me faltó tiempo porque la campaña la bancamos de nuestro bolsillo y ellos la pagan con el bolsillo de todos nosotros”.

Y sentenció: “Yo puedo ganar o perder, pero esas armas y artimañas no sé ni cómo se usan. Puedo perder mil veces pero jamás me van a poner de rodillas”.