La Provincia gastó una fortuna en drones y estrellaron uno en la primera prueba

388

“Cuando se cansen de boludear ocúpense de la seguridad que nos están matando como moscas”, se quejó el ex intendente de Morón Ramiro Tagliaferro. Cuesta cerca de 700 mil dólares y es parte de un lote de 10 que se adquirieron para vigilar campos.


Los técnicos habían elegido las últimas horas de la mañana del domingo por las condiciones climáticas y otros factores que facilitaban las pruebas. Pero algo falló y un drone de casi seis metros de largo y media tonelada de peso cayó desde más de 30 metros de altura y se estrelló contra un costado de una pista en el aeródromo de La Plata.

Era uno de los 10 equipos que el ministerio de Seguridad de la Provincia le compró a una empresa china para tareas de patrullaje en zonas rurales. La adquisición –por más de siete millones de dólares, según la compulsa pública que realizó el organismo el año pasado- está destinada a optimizar la vigilancia en grandes extensiones de campo del interior bonaerense.

La adquisición está destinada a optimizar la vigilancia en grandes extensiones de campo del interior bonaerense.

Según explicaron fuentes oficiales, la compañía oriental JOUAV fue la encargada de la provisión de estas modernas aeronaves no tripuladas, como las que se ven en las series de espías de las plataformas de streaming.

Ofrecen un tiempo de vuelo “extralargo”, alta capacidad de carga y pueden desarrollar velocidades de más de 100 kilómetros por hora. Se pueden distanciar hasta 200 kilómetros de la “base” o de su enlace de control por radio.

Son parte de las novedades logísticas que el ministro Sergio Berni prometió a los representantes de las entidades del campo que reclamaban mayores medidas para garantizar la seguridad de los inmuebles en el corazón del territorio provincial.

Pero, en una de las primeras pruebas, uno los flamantes CW-100 –esa es la denominación técnica- se desplomó.

“La Provincia tiene una extensión de 307 mil kilómetros cuadrados. Equivale a la península Ibérica, para poner un parámetro. No hay forma de hacer patrullaje de todo ese espacio con camionetas, por más que haya voluntad y decisión política”, fue uno de los argumentos para la compra de los drones chinos.

El gobierno provincial ya había realizado algunas experiencias con este tipo de sistemas de aeronavegación. Fue en el Operativo Sol, pero eran aparatos más pequeños, de no más de 1,4 metros. Con ellos se hicieron rastrillajes en playas y parques de la costa bonaerense.

Dentro del presupuesto para la adquisición de esta tecnología de punta (única en el país, según dicen cerca del ministro Berni) se incluía la capacitación y la puesta a punto en la Argentina. Los aparatos llegaron desarmados y los expertos de la compañía china llegaron a La Plata para poner a punto las aeronaves.

El aeropuerto de La Plata –ubicado en la zona sureste, en 7 y 613- está a cargo de la dirección provincial de Aeronavegación y Planificación aeroportuaria. Decidió ceder un hangar al ministerio de Seguridad para ubicar las 10 cajas, tipo contenedores, en las que llegaron los drones.

Hace tres semanas que están en ese lugar, igual que los cuatro expertos que envió la firma para armarlos y ponerlos a funcionar.

El domingo, un equipo de ingenieros de la empresa y oficiales de la bonaerense observaban los desplazamientos del enorme drone que volaba maniobrado desde tierra firme. Hasta este mediodía, no había información oficial de cuál fue el desperfecto o el motivo que llevó a la caída.

El incidente no provocó lesiones ni heridos. Pero el dispositivo quedó destrozado. “No sirve más”, según pudieron escuchar como evaluación que hicieron desde la compañía.

“El gobierno no pierde dinero por este episodio. La contratación contempla la entrega de 10 aparatos armados, equipados y en funcionamiento. Mientras esto se llevaba a cabo se les cayó uno. La Provincia compró 10 y pagará por 10. Deberán reemplazarlo desde la compañía que ganó la compulsa”, fue la explicación oficial.

Fuente: Clarín