La Provincia gastó $124 millones en respiradores y nunca llegaron

3200

Otra contratación directa del gobierno bonaerense que termina en escándalo. Ahora Kicillof busca anular ese pago y exige la devolución del dinero.


Allá por los primeros días de cuarentena a fines de marzo, la administración de Axel Kicillof decidió equiparse con la compra de respiradores artificiales para atender los casos más agudos que podían llegar por la pandemia del coronavirus.

Con el aval del Ministerio de Salud provincial, se desembolsó $124 millones pertenecientes a un fondo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como adelanto para adquirir 200 respiradores. Aunque al día de hoy nunca llegaron. Como si fuera poco, la empresa a la que se abonó la millonaria cifra (un 40% del total) había contratado a un importador que está preso.

Se trata de Aeromedical SA, un proveedor estatal que también le vendió al Ministerio de Salud nacional y que hasta el momento no había registrado inconvenientes con otros productos similares para equipar hospitales, según fuentes oficiales. Sin embargo en las últimas horas trascendió que ya registró una denuncia penal contra su proveedor por estafa en la provisión de dichos respiradores.

Ante la falta de entrega y con la denuncia penal en marcha, el equipo del gobernador ahora intenta recuperar el dinero. “Cuando la empresa tuvo que entregar, mandó respiradores de otra marca y de menor calidad”, contaron cerca del ministro Daniel Gollán. “Ante esa situación y al no poder entregar los respiradores que se habían comprometido, el 2 de junio el Ministerio de Salud rescindió el contrato y le exigió a la empresa la devolución del dinero”, agregaron. Pero los fondos nunca regresaron a las arcas públicas.

Como no pudo devolverlo, se le ejecutó la caución, que es un seguro que figura en el contrato ante situaciones como estas. La empresa está intimada por la Justicia y debe depositar la plata en una semana”, concluyeron las mismas fuentes.

La información sobre compras bonaerenses en el marco de la pandemia no es de público acceso según lo estableció la gobernación.