La oposición repudió el taller de Boudou en la UBA: “Indignante, una vergüenza”

946

“La única clase que puede dar es cómo robarse la fábrica de hacer billetes”, se quejó la diputada Graciela Ocaña. El ex vicepresidente fue invitado a un seminario optativo de la carrera de Comunicación que se llama “El periodismo argentino en su laberinto”. Utilizará como caso de estudio su propia condena.


El exministro de Economía y ex vicepresidente Amado Boudou, que cumple arresto domiciliario tras ser condenado a 5 años y 10 meses de prisión por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública, dará un taller sobre “noticias falsas” en la carrera de Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Se trata de un seminario optativo que la carrera organizó en el marco del programa “El periodismo argentino en su laberinto,” en el primer cuatrimestre de este año. El taller, titulado “Casos emblemáticos de noticias falsas y guerra jurídica: el caso Boudou”, se dará el 3 de mayo próximo.

Desde la oposición no demoraron en repudiar esta iniciativa en las redes sociales.

“La carrera de Comunicación de la @UBARectorado se convirtió en un antro. Una vergüenza que un convicto con privilegios como Boudou de clases. Si no vuelve al camino de la objetividad académica la UBA termina mal“, sentenció Florencia Arietto en Twitter.

Indignante, la única clase que el condenado Boudou puede dar es como robarse la fábrica de hacer billetes“, se expresó por su parte Graciela Ocaña, diputada nacional de JxC.

La invitación girada por la UBA al ex vicepresidente de Cristina Kirchner se conoce al mismo tiempo que un llamado del juez federal Ricardo Basílico, que lo citó a una audiencia para el próximo 14 de abril a las 9:30 horas. En la reunión se discutirá si el exministro debe seguir en prisión domiciliaria o volver a cárcel para completar su condena por el caso Ciccone. Tras la audiencia, el magistrado tendrá tiene cinco días hábiles para resolver sobre la situación de Boudou.

El exministro fue condenado en agosto de 2018 a cinco años y 10 meses de prisión y el fallo fue confirmada por el tribunal de Casación en julio de 2019. En agosto de 2020, el juez Daniel Obligado, le otorgó la prisión domiciliaria.