Fuerte repudio al presidente por volar en helicóptero a una entrevista

697

El mandatario dio un reportaje en radio Nacional Rock y no hizo mención a la crisis cambiaria. Hasta se animó a decir que le gustaría que Robert de Niro lo interpretara a él en una película sobre su vida.


El helicóptero oficial de la presidencia aterrizó ayer en la cancha de Ferro Carril Oeste, en el barrio de Caballito, muy cerca de donde Alberto Fernández sería entrevistado por el humorista y conductor Mex Urtizberea para radio Nacional Rock.

Las imágenes de la aeronave presidencial bajando en el campo de juego circularon por Twitter. En la Casa Militar ratificaron que, en efecto, el helicóptero oficial se movilizó hasta Ferro por la entrevista que dio el Presidente. Según relataron, si bien fue a buscar a Fernández -que había llegado a lo de Urtizberea en auto-, él finalmente no lo abordó “por las condiciones climáticas”. La niebla hacía complicado volar.

Las autoridades del club Ferro Carril Oeste, que confirmaron a LA NACION el aterrizaje en su campo del helicóptero, habían dicho en un primer momento que el Presidente había volado.

Presidencia lanzó un comunicado de la Casa Militar. “Se hace saber que el mismo [el traslado de Fernández] fue realizado por modo terrestre desde la Residencia Presidencial de Olivos hacia el Club Ferrocarril Oeste y posteriormente a Casa de Gobierno. El movimiento aéreo, apoyo sanitario y apoyos de seguridad son los de rigor que se deben hacer habitualmente por la Seguridad de la máxima Autoridad Nacional”, afirma la misiva, firmada por el jefe de la Casa Militar, coronel Alejandro Guglielmi.

Durante la entrevista, en la casa-estudio que Urtizberea tiene en el barrio de Caballito, Fernández dejó algunas respuestas insólitas, todo en un clima muy relajado: recordó de qué se disfrazaba cuando era niño, contó que tiene más de 8000 mensajes de texto sin leer en su celular, relató que ayer su esposa, Fabiola Yañez, se quejó de que él interrumpiera la siesta que compartían para atender “reuniones pautadas”, y hasta imaginó al actor estadounidense Robert De Niro como eventual protagonista de una película sobre su vida. “¡Te pasó de todo!”, le había dicho Urtizberea antes de invitarlo a soñar qué actor famoso podría interpretar sus tres años y medio en la Casa Rosada.

Fernández se tomó más de una hora para hablar con Urtizberea en una mañana caliente, en la que el dólar volvió a escalar y crece la preocupación por la crisis. La conversación fue registrada también en imágenes, que mostraban al Presidente, de traje, y de fondo, la cocina de Urtizberea.