Falabella cierra sus últimas tres tiendas y se despide de la Argentina

583

En los próximos 60 días, la empresa chilena bajará las persianas de sus locales en Unicenter, calle Florida y la ciudad de Rosario. En total empleaban a unas 500 personas.


Continúa el éxodo de empresas que inició a mediados del año pasado, producto de la grave crisis económica que profundizó la cuarentena eterna que dispuso el Gobierno para frenar al coronavirus. En esta oportunidad, Falabella se acerca a completar su larga y agónica su salida de la Argentina. Este martes la firma informó a sus empleados que cerrará sus últimas tres sucursales: la del shopping Unicenter, la de calle Florida y la de Rosario. De esta manera seguirá operando en el país pero solo con venta online.

En el sector calcularon que las tres sucursales empleaban en total a unas 500 personas. “En el contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable su operación en Argentina, la Compañía cerrará las tiendas por departamento ubicadas en Rosario, Martínez y en la calle Florida en la Ciudad de Buenos Aires”, sostuvo la entidad trasandina a través de un comunicado.

“Al igual que en los casos anteriores, este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades. Falabella seguirá operando a través del e-commerce”, agregó el breve texto.

A mediados de septiembre del año pasado, Falabella había anunciado oficialmente que se encontraba evaluando “opciones de rentabilización” de las operaciones de sus filiales en la Argentina, que incluían el ingreso de un socio estratégico. También señalaban que a partir de ese momento comenzaban un proceso de cierre de algunas de sus tiendas en el país y un plan de retiro voluntario para sus empleados. La empresa chilena dueña de Falabella también anunció en ese momento la posible venta de la cadena Sodimac, su negocio de venta de materiales para la construcción.

Desde entonces, sus directivos exploraban distintas alternativas para continuar la operación. Por ejemplo, se contemplaba la posibilidad de conseguir un socio estratégico que invirtiera en el negocio y acompañara en su reformulación. También se encontraba abierta a la posibilidad de encontrar compradores.

Pero mientras estos intentos se llevaban a cabo, la empresa aceleraba el cierre de locales ubicados en zonas céntricas de distintas ciudades del país que fueron las más golpeadas durante la pandemia.

La cadena de tiendas departamentales llegó a tener 10 sucursales en todo el país. Los tres que se cerrarán eran las últimas que quedaban.

Según contaron representantes sindicales de trabajadores de la sucursal de Rosario, las persianas de los últimos locales bajarán por última vez en “unos 60 días”.