El dolor del padre del kiosquero acribillado: “Gracias a Alberto y Cristina por largar a los asesinos”

965

En medio de una manifestación en reclamo de mayor seguridad, Pedro Sabo habló con los medios y lanzó un descargo a corazón abierto horas después de que maten a su hijo. Pidió pena de muerte para los acusados.


Con bronca y dolor, en estado de shock, Pedro Sabo, el padre del kiosquero de 45 años asesinado este domingo durante un asalto a su local de Ramos Mejía, lanzó un duro reclamo contra las autoridades nacionales por el crimen de su hijo. En ese sentido, en medio de la movilización de vecinos a la subestación oeste de La Matanza, el hombre acusó al Gobierno de “largar a los chorros y a todos los asesinos”.

Quiero agradecer a Alberto (Fernández) y Cristina (Kirchner) que largan a los chorros, a todos los asesinos y matones a matar a gente buena a la calle. ¡Gracias Alberto y gracias Cristina!”, señaló en diálogo con TN el papá de Roberto Sabo, quien murió de un disparo cuando una pareja de delincuentes armados intentó robarle en su comercio.

“Todos los días hay muertos. Se acuerdan de los 30 millones que desaparecieron (sic). Ojalá que vengan los militares y maten a todos estos hijos de puta. El ejército a la calle. Si los políticos quieren gobernar al país, que gobiernen, pero hay que armar al ejército”, agregó Sabo.

Mientras los vecinos protestaban y exigían justicia, el padre del joven asesinado recordó los dichos de la conductora Susana Giménez y pidió la pena de muerte: “Al que mata hay que matarlo. Pena de muerte a los delincuentes”.

Por otro lado, también reclamó la presencia del intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. “Que venga a dar la cara. Quisiera cortarle la mano a quienes votan por Alberto y Cristina. Nunca les pasó nada”, señaló. Y agregó: “Me arruinaron a toda la familia. Está lleno de delincuentes acá. Todos los días hay muertos”.

Incidentes tras la llegada de Berni

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se hizo presente en la subestación oeste de La Matanza pocas horas después de ocurrido el crimen. Sin embargo, su presencia no fue bien tomada por los vecinos, quienes comenzaron a increparlo y se abalanzaron contra el cordón de seguridad para exigir justicia.

Cómo se produjo el crimen del kiosquero

El asesinato ocurrió a las 14.00 de este domingo en un kiosco ubicado en la Avenida de Mayo y Alvarado, de Ramos Mejía. El hecho se produjo luego de que un joven, que al parecer estaba acompañado por una adolescente, intentó robar el comercio y le disparó al dueño en la cabeza. Según trascendió, falleció en el acto.

Fuentes policiales dijeron a Télam que un testigo del hecho informó a la policía que observó cuando un hombre salió del local y se fugó en un Ford Focus color negro, robado a un remisero que se encontraba por la zona. El remisero declaró que una pareja le sustrajo el vehículo tras intimidarlo con un arma de fuego. Según las fuentes, en medio de la fuga los delincuentes chocaron contra un árbol en el cruce de las calles Saavedra y Alvear.

Sospechosos

Los delincuentes fueron identificados como Leonardo Daniel Suárez, de 29 años, y una adolescente de 15 años, cuyos datos no fueron divulgados por ser menor de edad. En su poder hallaron cinco teléfonos celulares, dinero en efectivo, un revólver calibre 22 con cuatro vainas intactas y una servida.

La causa quedó a cargo del fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, quien caratuló al hecho como “homicidio en ocasión de robo”.

Fuente: TN