Duro recibimiento a Kicillof en Bahía Blanca: padres exigen las clases presenciales

1233

El gobernador viajó para hacer un anuncio de seguridad con el ministro Sergio Berni pero decenas de vecinos se acercaron para manifestarse en contra del cierre de colegios.


El gobernador Axel Kicillof viajó este jueves al municipio de Bahía Blanca en el marco del anuncio de obras vinculadas al suministro del agua y la entrega de nuevos patrulleros. Como de costumbre lanzó críticas a la pasada gestión de María Eugenia Vidal al sostener que “hubo gobiernos que las prometieron” y después se llevaron los recursos para el conurbano.

Sin embargo, el mandatario bonaerense se encontró con un clima tenso generado por una manifestación de padres, alumnos y directivos de colegios que reclamaban por la apertura de las escuelas. La visita había sido en principio anunciada para el lunes, primer día en el que el distrito retrocedía, por disposición de la provincia, a fase 2, debido a su situación de “alerta epidemiológica”.

Dicho nivel impide la presencialidad en las escuelas de todos los niveles, lo que disparó la queja de un grupo de vecinos. Con carteles, banderas argentinas y cánticos, se concentraron primero en el centro bahiense y luego se movilizaron en auto y con bocinazos por la avenida Alem, una de las principales arterias de la ciudad.

A la altura del 800 está ubicado el edificio de la jefatura departamental de policía, donde Kicillof, junto al ministro de Seguridad Sergio Berni, entregaba patrulleros. El tránsito cortado impidió que la caravana de vehículos pudiera aproximarse al sitio, aunque algunos manifestantes se bajaron de los autos y avanzaron hasta 200 metros de la aislada sede administrativa policial. Otros advirtieron el paso de la comitiva oficial y salieron corriendo al paso de la caravana de vehículos que llevaban al gobernador y otras autoridades hacia la sede policial. Finalmente, no hubo acercamiento entre Kicillof y los manifestantes, que debieron conformarse con expresarse a distancia.

“Quiero volver a la escuela”, se leía en una cartulina celeste que levantaba un chico, con barbijo, a través de la ventanilla de uno de los autos. “Abuelos por la presencialidad, con los chicos no”, decía otra.

En tanto, la directiva de una escuela privada argumentó que “estamos luchando por la educación de nuestros hijos y nuestras fuentes de trabajo”. “Nos preparamos durante un año para garantizar la seguridad y lo logramos. A la par, nos enteramos que hay jardines clandestinos que están comenzado a funcionar en patios, casas y con gente que no está preparada”, agregó en medio de la protesta.