Decenas de fiscales se oponen a la maniobra K para cambiar al Procurador

1062

“Sería una involución”, expresaron 80 fiscales en un texto. A paso firme en el Senado, el oficialismo busca designar al jefe de los fiscales con menos votos.


Oscar Parrilli apura el dictamen de la Comisión de Justicia para modificar cómo debe elegirse al Procurador General de la Nación. Así, el kirchnerismo no cede en su objetivo de reemplazar a Eduardo Casal -que ocupa el cargo de forma interina- con una mayoría simple, sin la exigencia de los dos tercios del Senado como es hasta ahora.

La medida es un “debilitamiento del Ministerio Público Fiscal”, dijo a Clarín Carlos Rívolo, representante de la Asociación de Fiscales. Al planteo se sumó una dura nota firmada por 80 fiscales criticando la modificación impulsada, planteando que se está “desnaturalizando una institución constitucional”.

El candidato del Presidente de la Nación, el juez federal Daniel Rafecas, quedó en medio de la disputa política, de la interna del propio Gobierno. Mientras el magistrado espera que Alberto Fernández no ceda ante el kirchnerismo que busca modificar la mayoría calificada que se requiere para elegir al jefe de todos los fiscales, en la Comisión de Justicia tras una convocatoria de Parrilli se busca firmar el dictamen que pretende cumplir con dicho cometido.

Como contó Clarín, allegados al juez Rafecas reafirmaron que no verán en él al Procurador “que debilite al Ministerio Público Fiscal”. En Comodoro Py varios jueces y fiscales entienden que modificar la normativa que rige cómo debe ser el proceso de selección del cargo en cuestión, es un mensaje “negativo” de la dirigencia política, y sobre todo, “un daño al Ministerio Público”. Para Alberto Fernandez, el juez sigue siendo su mejor candidato pero el kirchnerismo parece avanzar en otro sentido.

“Les pedimos a los legisladores que piensen antes en las instituciones que en la coyuntura, que no poder nombrar un procurador, porque no se logra el consenso necesario, no puede justificar desnaturalizar una institución constitucional”, sostiene una carta firmada por 80 fiscales que mostraron su desagrado ante la estrategia kirchnerista.

Nuestro país avanza hacia la implementación del Sistema Acusatorio, es decir, en las investigaciones serán los fiscales los que tengan mayor peso y poder de determinación en las medidas a adoptar, en las decisiones sobre las personas imputadas en los casos. Tendrán los integrantes del Ministerio Público Fiscal, un papel preponderante. Esta modificación hacia la que transita el Poder Judicial, no es un dato menor para quienes leen en las decisiones adoptadas por el kirchnerismo, una intencionalidad “netamente política como pocas veces se ha visto de avanzar sobre el Procurador”, como señaló Rívolo.

Hace tres años que, por falta de acuerdo en la dirigencia política, en el país no se cuenta con un Procurador titular, ya que Casal está en carácter de interino en el cargo. En este contexto, los 80 fiscales que firmaron la carta dirigida a Oscar Parrilli, refieren a que esa falta de concertación no puede atentar contra la institucionalidad del Ministerio Público Fiscal.

Respecto a la modificación pretendida por el kirchnerismo, es decir, reducir la mayoría compleja a una votación simple para que asuma el Procurador, los fiscales indicaron los dos tercios del Senado están determinados por la ley del Ministerio Público, como ley reglamentaria de la Constitución. “La
ley quiso que su designación surgiera de una concertación de las fuerzas políticas y de la representación federal de que se encuentra investido ese cuerpo”, expresaron.

Esa mayoría -señalaron los representantes del Ministerio Público- permite “una legitimación adecuada en el diseño constitucional para cumplir con la autonomía reservada al Procurador como cabeza del MPF y, con ella, la defensa de la sociedad que conocerá que hay un Procurador General y que hay Fiscales que actuarán en su defensa sin importar las presiones que se quieran ejercer sobre ellos”.

Los argumentos presentados ante la Comisión de Justicia planteó que cumplir con el objetivo del kirchnerismo, modificar cómo debe asumir el jefe de los fiscales, indican que la mayoría simple, significaría “refrendar un Procurador por un mismo partido o coalición de gobierno a la que pertenece el Poder Ejecutivo que lo propone, significando una involución; un retroceso a la situación anterior a la Constitución del año 1994”.

Otro de los puntos que criticaron los fiscales que firmaron la nota, refiere a la reforma que busca incluir el régimen disciplinario y de remoción de los fiscales. Ante este punto, indicaron: “debe cuidarse que no se establezcan mayorías que puedan afectar la imparcialidad de las decisiones del tribunal de enjuiciamiento y en definitiva el debido proceso, en detrimento de la estabilidad y autonomía en el ejercicio de sus funciones”.

La autonomía del Ministerio Público Fiscal, es lo que están en peligro para muchos de sus integrantes. Por ello manifestaron su preocupación, al señalar que el MPF debe “ser custodio de los intereses de la sociedad y, en consecuencia, de que el delito que los contradice – no importa quién lo cometa- no puede quedar impune, es una garantía a la que no podemos renunciar como sociedad civilizada”.

Fuente: Clarín