Cualquiera antes que Cristina

759

Uno de los principales activos que tiene el presidente Javier Milei es que del otro lado está Cristina. Milei ganó las elecciones y hoy mantiene una popularidad superior al 50%, entre otras cosas, porque fue el vehículo utilizado en las urnas para huir del pasado corrupto y chavista del cristinismo. Y no solamente para huir de Cristina. También para escapar de tanto burócrata cobarde que hizo de lo políticamente correcto la tabla de salvación de sus privilegios.

Es cierto que el gobierno de Milei comete muchísimos errores no forzados. Milei fue arquero y sabe de esto: las pelotas que van afuera no hay que meterlas adentro. Es cierto, insisto. Designan, echan y les renuncian funcionarios con una liviandad que aterra. Una ironía genial de Carlos Pagni habló del “Ministerio Decapitar Humano”. Insisto: este gabinete comete torpezas de inexpertos. Pero por ahora, no cometen delitos. Por ahora, insisto, si hay algo oscuro, algún tufillo a choreo y corrupción, los responsables son eyectados de inmediato de sus cargos. Eso no alcanza para mejorarle la vida a la gente, pero ayuda a transitar por el desierto de una recesión brutal que está destruyendo miles de puestos de trabajo. El gobierno está atravesando su peor momento y está a la defensiva por primera vez. El 55,5 % de pobreza es casi igual al nivel de aceptación que Milei muestra en las encuestas. Una situación casi inédita que Guillermo Oliveto resume así: “Recesión con ilusión”.

Alejandro Borensztein en su columna de Clarín lo explicó con ironía:

  1. “Antes que nada, agradecemos a Alberto y a Cristina por seguir aportando su experimentada mirada sobre los problemas argentinos. Alberto, porque dijo que este es un gobierno de ineptos (si lo dice él que es un especialista en la materia debe ser así, nomás) y Cristina porque le reclamó al gobierno la falta de gas y la torpeza en el manejo del tema energético. Palabra más que autorizada siendo que Ella misma fue la reina del descalabro tarifario energético y la responsable de la pérdida del autoabastecimiento. Faltaría conocer la opinión de Julio de Vido para redondear la idea. Estas cosas son las que sostienen al gobierno de Javi. Y eso que todavía no salió a hablar Massa, el champ. Dicho sea de paso, flor de estadista nos perdimos con Sergio. En otras palabras, el presente político argentino se resume fácilmente: ¿Javi y su gobierno están más locos que un plumero? ¡Yes! ¿Preferimos que vuelvan Cristina, Alberto y Massa? Never in the puta life”.

Es una radiografía tragicómica y absolutamente cierta. Cada vez que Cristina aparece en escena y levanta el dedito tratando de dar cátedra, Javier Milei sube en las encuestas y la ex presidenta condenada por corrupción cosecha insultos y un rechazo monumental. Milei es el dirigente con mayor imagen positiva de la Argentina en casi todas las encuestas. Y Cristina está entre las que tienen mayor imagen negativa. En estas, horas, Cristina tuvo la cara tan dura como para apuntar contra el presidente por “haber creado un mega ministerio inmanejable” y por habérselo confiado a “una persona sin experiencia” en obvia referencia a Sandra Petovello. Cristina se dirigió directamente a Milei y le exigió que “la cortara” con la cantinela de que todos los problemas son “responsabilidad de los K”. Hacete cargo, le dijo a Milei, y le tiró un golpe bajo: “Teorizar en los canales de televisión es muy fácil, gobernar es otra cosa”.

Otra vez volvemos a Borensztein. Se pregunta si Sandra Petovello estará capacitada para semejante tarea. Se responde que “posiblemente no, pero tiene una ventaja gigantesca: su antecesora fue Victoria Tolosa Paz”, de una gestión absolutamente calamitosa que además, según el presidente, la semana que viene será imputada por malversación de fondos. Y así con todos. ¿Cuál es el punto fuerte de Adorni? Gabriela Cerruti y su colección de papelones e infantilismos. “¿Mondino sirve como canciller? No sabemos, pero al lado de Santiago Cafiero es Kissinger”.

Para conocer lo que realmente pasa y pasó con el tema de la distribución de alimentos y con la corrupción de los piqueteros extorsionadores conviene escuchar a una astilla del mismo palo. Luis D’Elía conoce desde adentro a personajes de la calaña de Juan Grabois y Emilio Pérsico, entre otros. D’Elia denuncia que los pobres votaron a Milei porque están hartos de estos dirigentes que son parte “de esta cosa pestilente, que le cobran a los pobres y los pobres los odian con toda la fuerza de su corazón y la gente está reventada de asco contra estos tipos”.

Implacable pelea entre piqueteros K y gerentes de la pobreza. Muchos de sus militantes incrustados en los pliegues de los ministerios todavía están en sus puestos, cobrando sueldos que pagamos todos para sabotear al gobierno y conspirar contra las instituciones. Teléfono para Milei y Guillermo Francos. Están durmiendo con el enemigo porque mantienen el estado sembrado de camporistas y sin cubrir gran cantidad de puestos claves. ¿No saben, no pueden o no quieren?

Por lo pronto la vice presidenta Victoria Villarruel puso el grito en el cielo respecto a la manera en que Juan Grabois se esconde detrás de la sotana del Papa Francisco: “Dejá de usarnos a los católicos para existir en la política. Ofendés a Dios cuando tomás su santo nombre en vano.”

Milei en la defensa acérrima de Petovello fue durísimo con los K. Dijo que son “amorales, hipócritas, chorros, mentirosos, cínicos y psicópatas, no son gente normal, no tienen problemas en mentir y quieren plantar un muerto”.

Es una denuncia gravísima que potencia esa reflexión de sentido común que mucha gente toma como verdad revelada: Cualquiera, menos Cristina.

Editorial de Alfredo Leuco en El diario de Leuco por LN+