Bazán: “La salida de Cristina es Ezeiza, un avión o la cárcel”

1295

El periodista aseguró que la vicepresidenta “necesita quebrar el sistema jurídico” para salir ilesa. Además destacó el poder de la ciudadanía para frenar el atropello del Gobierno: “A estos magos ya le conocemos los trucos..”


En el piso de Palabra de Leuco, Osvaldo Bazán insistió en que el plan de Cristina Kirchner se basa principalmente en “quebrar el sistema jurídico” para lograr liberarse de todas las causas por corrupción que arrastra. Además, el periodista y escritor apuntó a la falta de empatía de la vicepresidenta para con los muertos de coronavirus, la gente que perdió su trabajo y las empresas que bajaron las persianas.

Cristina tiene que ir por todo y tiene que quebrar el sistema jurídico porque sino su salida es Ezeiza, en un avión o a la cárcel. Ella necesita eso. Tiene un ejemplo claro con lo que pasó con Rafael Correa en Ecuador. No ha hecho otra cosa desde que está en el Gobierno“, analizó Bazán.

Y agregó: “Qué empatía mostró con los 36 mil muertos por la pandemia, tenemos 4 millones de personas que perdieron su trabajo, tenemos decenas de miles de empresas que cerraron, cuál es la empatía que mostró ella, que es la gran madre para tanta gente. Ella necesita quebrar el sistema y no solo el sistema jurídico para poder salir tranquila”.

En ese marco, ponderó el levantamiento de la ciudadanía ante las decisiones del Ejecutivo. “Esto no es 2011, 2013, donde pueden hacer cualquier cosa. Hay una ciudadanía que está mucho más despierta. Además a estos magos ya le conocemos los trucos. En 2011 Cristina podría haber sacado la estatización de Vicentin si quería. Ahora no, creo que la ciudadanía frenó esto más que la dirigencia política. Y si la dirigencia política no escucha a la ciudadanía va a estar en problemas”.

Al describir la relación entre las figuras más importantes del oficialismo, el periodista contó que “una vez alguien muy cercano a Cristina le aseguró que dos de las personas que ella más desprecia son Alberto y Massa, y fueron dos de las personas que más la ayudaron a volver al poder. “Una de las cosas que Cristina no le perdona a Alberto es que fue el único político que durmió en su casa de El Calafate, invitado por Néstor. Ella consideró que él siempre era un traidor, y lo sigue considerando. Porque no solo no era convicción lo que Alberto decía de CFK, tampoco lo que ella decía de él. Si Cristina sigue odiando mucho a Alberto y a Sergio Massa. Y los puso ahí y todavía no completó su obra. Lo que hemos visto dinastía lo hemos visto todo”.