Baradel acusó a Macri y a Vidal de querer ‘desestabilizar’ al Gobierno

1563

El sindicalista dijo que las protestas de la policía Bonaerense “son agitados por la derecha” del ex presidente y la ex gobernadora.


Aunque prometió una solución rápida, el Gobierno ya se encargó de instalar la versión de una “mano negra” impulsada por sectores de la oposición. Por lo menos así lo analiza Axel Kicillof, mientras busca llegar a un acuerdo con los policías de su distrito para cumplir con sus exigencias salariales en medio de intensas protestas que se desataron este lunes. Vale recordar que la paritaria del sector está congelada hace más de un semestre.

Y no podía faltar la palabra de Roberto Baradel, quien se alineó al testimonio del gobernador. Este martes sostuvo que la manifestación de los policías de la provincia de Buenos Aires están vinculadas con “intentos de desestabilización” que, denunció, “son agitados por la derecha de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal”.

“Este sector de la Policía Bonaerense es agitado por la derecha de Macri y Vidal, responsables del ajuste, los bajos salarios y las pésimas condiciones de trabajo en el Estado”, remarcó el sindicalista en su condición de secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) en la provincia de Buenos Aires.

En ese sentido, el gremialista manifestó su repudio a la “movilización de un sector minoritario de la Policía Bonaerense contra la residencia del gobernador (Axel Kicillof), y expresamos nuestra solidaridad con él y su familia”. “No a los intentos de desestabilización”, reclamó Baradel a través de un comunicado de la CTA bonaerense.

Para Baradel, las “acciones de este tipo, como la marcha del 17 de agosto, la reclamada ‘vuelta a la normalidad en pleno pico de contagios, y el escándalo que Juntos por el Cambio protagonizó en la última sesión de Diputados, son un claro, sistemático y coordinado intento de desestabilización de los gobiernos de Alberto Fernández y Axel Kicillof”.

“Les trabajadores estatales, judiciales, docentes y policías tenemos el derecho de percibir, y el Estado la obligación de pagar, salarios dignos. Por supuesto es legítimo el reclamo salarial, pero lo ocurrido ayer (por el lunes) en la residencia familiar del Gobernador busca otro objetivo”, lanzó en el comunicado.