¿Alianza entre el PRO y La Libertad Avanza?: la mirada de sus referentes

711

Diego Santilli y Miguel Pichetto se expresaron al respecto. “Es lo que la sociedad nos ha delegado y hemos interpretado”, advierten en el partido amarillo.


El diputado nacional por la provincia de Buenos Aires de Juntos por el Cambio Diego Santilli aseguró que “la decisión de ayudar al Gobierno ya está tomada” por parte del PRO, aunque aclaró que “hay que ver lo que se conversa con el presidente Javier Milei cuando vuelva de su viaje del exterior”.

Santilli explicó que la posible fusión entre el PRO y La Libertad Avanza (LLA) “hay que discutirla en el seno del partido, que hasta ahora tomó una postura concreta al apoyar al mandatario nacional”.

“Es lo que la sociedad nos ha delegado y hemos interpretado”, remarcó el diputado nacional en declaraciones al al diario La Capital de Mar del Plata.

El ex vicejefe de Gobierno porteño agregó: “Habrá que debatir y dialogar puertas adentro primero para tomar una decisión. Hacerlo en bloque, como ya se hizo con el DNU y la Ley Ómnibus. Hay que ayudar al presidente y en ese camino estamos”.

Consultado sobre la posibilidad de que se sume al Poder Ejecutivo, Santilli fue tajante: “No quiero hablar cuando sólo son hipótesis. Hoy circulan nombres de todo el mundo”.

“Conmigo no ha hablado nadie del Ejecutivo. Hay que ver lo que se conversa con el Presidente cuando vuelva de su viaje al exterior”, indicó.

Por último, remarcó que “la decisión de ayudar al Gobierno ya está tomada” y señaló: “Así lo ha hecho nuestro espacio”.

La palabra de Pichetto

Luego de los dos primeros meses de gestión libertaria, Pichetto definió el “liderazgo” del presidente como “de coerción” y, parafraseando a Henry Kissinger, señaló que ese tipo de conducción “encierra una debilidad”. “Es importante un liderazgo persuasivo. Eso también convoca a la sociedad a acompañar al líder. La Argentina necesita ese tipo de liderazgo y diálogo, la construcción de un acuerdo, con gobernadores, fiscal, con el Congreso….”, planteó y remarcó que el jefe de Estado “debe mirar muy detenidamente los 144 votos que determinaron el triunfo en general de la ley”.

Al recordar la fallida sesión, manifestó que le “preocupaba mucho” el capítulo de las privatizaciones de la Ley Ómnibus: “Si hubiese habido algo de flexibilidad, el Gobierno hubiera podido tener una mayoría importante, la ley hubiera salido y simbólicamente para el presidente hubiera sido muy valioso”.