Alberto acusó a CABA de “desobediencia civil” por mantener las clases presenciales

543

El presidente volvió a atacar al gobierno porteño por no cumplir con el último fallo de la justicia federal, que ordenaba el cierre de colegios.


El Gobierno Nacional recurrió a la Justicia Federal ante el amparo presentado por la Ciudad el día viernes y, como se barajaba puertas adentro, obtuvo una respuesta favorable que ordenó la apertura de clases en la Capital Federal, en lo que se tomó internamente como un “empate”. Sin embargo, Rodríguez Larreta mantuvo su postura y desacató el mismo para continuar con las aulas abiertas.

A las pocas horas de que se dio a conocer el fallo, desde Casa Rosada dejaron entrever el mensaje oficial y se instaló la postura de que “la Ciudad incurre en el delito de desobediencia civil al rebelarse contra una decisión judicial”. Esto no solo fue un rumor que surgió de las cuatro paredes, sino que tuvo un apoyo con distintos referentes peronistas, incluyo con la “aprobación” de Alberto Fernández.

Lo que está haciendo se llama delito de desobediencia. El domingo Horacio Rodríguez Larreta dijo que los fallos hay que cumplirlos. Lo que no dijo es que no está dispuesto a cumplir con los fallos que no escriben sus amigos de la mesa judicial”, publicó Lorena Pokoik, legisladora Porteña del Frente de Todos, en sus redes sociales, en un texto de dos partes que recibió el retweet del presidente de la Nación.

El mensaje tiene una segunda parte en donde se muestra la declaración del mandatario porteño en los medios. “Reconoce una resolución de un tribunal incompetente poniéndose por fuera de la Constitución y la organización republicana. Esto ya sobrepasó la discusión sobre la autonomía. Esto es una grave desobediencia institucional en un momento donde nuestras vidas están en peligro”, cierra.

En el mismo sentido, Alberto Fernández replicó un mensaje de Matías Tombolini, vicepresidente del Banco de la Nación, en relación a los peligros de no acatar esta normativa. “Nuevos capítulos de la pelea sobre las clases muestran el abismo entre la gestión de la bronca como manera de gobernar la Ciudad y la prudencia de replicar lo que hicieron casi todos los países que duplicaron sus casos en 15 días”, manifestó.

Carla Vizzotti, ministra de Salud de la Nación, también hizo referencia al tema y no se mostró del todo de acuerdo con esta postura. En declaraciones a C5N, la funcionaria sentenció que “nadie quería suspender las clases”, y que “el presidente tampoco quería suspenderlas. Lo que primó es la salud”, remarcó.

Según datos científicos, los contagios en las escuelas tiene cifras muy bajas y de ahí surge la mayor diferencia entre Ciudad y Nación. Sobre este punto, Vizzotti argumentó que “está claro que el riesgo individual de asistir a una escuela es bajo”, pero lo que realmente existe es “un riesgo colectivo, con una transmisión que circula”.