Alberto Fernández: “Cristina no me reta y no permitiría que eso exista”

1806

El presidente salió a desmentir “esa historia negra” sobre su relación con la vice, a quien desligó de la intervención y el proyecto de estatización de Grupo Vicentin.


En medio de la polémica que desató la intervención de Grupo Vicentin a manos del Gobierno, el presidente Alberto Fernández desestimó que Cristina Kirchner fuera la que impulsó la medida, a pesar de haber convocado a una senadora del riñón de la vice -Anabel Fernández Sagasti- para trabajar en ello.

En una nota con Ernesto Tenembaun en radio Con Vos, el jefe de Estado precisó que la idea surgió en un diálogo con el gobernador de la provincia de Santa Fe, Omar Perotti. “Yo escuché que discutían si fue una decisión de Cristina. No fue así. Lo hablé con el gobernador de Santa Fe y Anabel se sumó porque tenía un proyecto de expropiación. Es una decisión de algo que me preocupa a mí porque no estamos hablando de cualquier empresa”.

Y agregó: “Si vos le preguntabas a Kicillof o a Santiago Cafiero si Alberto tenía el plan de expropiar Vicentín, te hubieran dicho que no porque no lo hablé con ellos. No lo hablé absolutamente con nadie”.

Alberto trató de justificar una jugada política que presenta similitudes con los procesos que atravesaron YPF, Ciccone y otras compañías entre 2007 y 2015. “Cristina cenó conmigo el jueves. Le dije ‘el fin de semana voy a hacer esto’ y ahí coincidimos en la mirada, pero no es algo que yo le estuve preguntando. En ese encuentro aprovechamos también para ordenar la agenda legislativa. Cristina no ha sido una Presidenta más: ha dejado gente que la quiere y gente que no, es un personaje…. me sale la palabra polémica”.

Sobre las permanentes críticas que caen sobre la ex mandataria, Fernández insistió en que “hay sectores que son muy reactivos a ella; hay una voluntad de demonizar a Cristina y de perjudicar al gobierno mostrando a Cristina como lo que no es, ese demonio que no es”.

Respecto a la recuperación de la Argentina postpandemia deberá construirse con gobernadores y dirigentes de todos los partidos políticos a través de un gran acuerdo social. Y puntualizó: “Si alguna vez me ven defeccionar en esta palabra, la culpa será mía y no de Cristina. Lo digo públicamente para terminar de aventar esta historia negra de que Cristina me reta y me pega dos gritos para hacer lo que no quiero hacer. Eso no existe y no permitiría que eso exista”.