Un asesor de Alberto pidió “la intervención de la Ciudad” por las clases presenciales

753

Se trata del abogado constitucionalista Eduardo Barcesat. Dijo que con la posición que tomó Rodríguez Larreta se alienta un “quiebre de la Constitución”.


El reciente fallo de la Corte Suprema por el conflicto entre la Ciudad de Buenos Aires y el Gobierno nacional acerca de las clases presenciales profundizó aún más la disputa. El aval para la administración porteña provocó que distintas figuras del oficialismo, incluido el Presidente, repudiaran la resolución.

En las últimas horas se conoció la versión de uno de los asesores de Alberto Fernández, quien pidió por la “intervención” de la Ciudad. Se trata de Eduardo Barcesat, abogado constitucionalista y parte del personal encargado de asesorar al mandatario. En declaraciones radiales, aseveró que la decisión del máximo tribunal abre el paso a “un quiebre de la Constitución”.

Esta cláusula no solamente atiende a un Golpe de Estado, sino también cuando un poder sustituye a la autoridad que la Constitución le dio”, explicó en la entrevista. A su vez, agregó: “Cuando un poder local ejerce una fuerza por sobre otra, está alentando a un quiebre de la Constitución Nacional”.

De esta manera, aseguró que “desde el punto de vista del Gobierno” le corresponde la potestad de “impulsar la intervención de la Ciudad de Buenos Aires”. Barcesat también incluyó dentro de su postulado a la provincia de Mendoza ya que “se llama a la desobediencia de una disposición del Ejecutivo Nacional”. En dicho territorio también se estableció que la presencialidad en las aulas continuará a pesar del reciente decreto.

Intervenir o llevar a juicio

“Le están mojando la oreja, ellos dicen ‘sí, ya estamos escuchando su decreto, pero nosotros en nuestro territorio vamos a disponer la presencialidad aunque seamos zona de alto riesgo’. Esto es algo preocupante“, sumó el asesor. A su vez, destacó que el Gobierno tiene también la opción de llevar a juicio político a los integrantes de la Corte por “mal desempeño”.