Rechazaron la recusación contra el juez Gallardo por las clases presenciales

374

La Justicia negó el pedido de apartamiento que presentó Horacio Rodríguez Larreta contra el magistrado que pone trabas al regreso a las aulas. Retomará la causa y sigue en pie la citación a los ministros porteños.


Después de tantas idas y vueltas y una resolución del juez Roberto Gallardo que no cayó nada bien en el seno de Juntos por el Cambio, la justicia dio su opinión y dejó sin efecto la medida presentada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, tras la convocatoria del mencionado magistrado a Soledad Acuña, ministra de Educación, y Fernán Quirós, de Salud, a dar explicaciones sobre el retorno a clases.

El oficialismo porteño presentó la recusación por la “parcialidad” a la ora de llevar a cabo la medida, luego de un reclamo gremial docente que se extiende con el correr de los días, con respecto al retorno a las aulas de los alumnos a partir del 17 de febrero.

A pesar del impulso que llevaba la medida por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, los integrantes de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Fernando Lima, Esteban Centanaro y Mariana Díaz establecieron que “no surge ni el GCBA ha aportado elementos para acreditar que el magistrado se haya excedido en sus funciones”.

“Como tiene reiteradamente dicho la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para que provoque el apartamiento del juez que suscribe un pronunciamiento, el prejuzgamiento debe ser expreso y recaer sobre la cuestión de fondo a decidir”, agrega el trinomio sobre la contramedida impuesta ante el juez Gallardo, históricamente vinculado al kirchnerismo.

El magistrado, por su lado, puede retomar su convocatoria a una audiencia pública a los ministros Acuña y Quirós para conocer en detalle los protocolos de control en el regreso de clases. A pesar del enojo que se produjo en ciertos referentes, ambos funcionarios remarcaron la necesidad de poder explicar de manera detallada el plan de acción que busca cuidar a docentes, alumnos y familiares de riesgo.

Gallardo es “un juez imparcial” para dirimir el planteo docente y por eso el planteo, ahora rechazado, habían señalado desde Juntos por el Cambio, luego de que el magistrado actuó en respuesta a un amparo presentado por un dirigente gremial porteño que consideró que deben estar garantizados los cuidados y continúan las diferencias sobre las clases presenciales en CABA.