“Pido perdón a todos”, dijo uno de los empleados que se sacó fotos con Maradona en el atáud

1990

Se trata de Claudio Fernández, uno de los tres trabajadores de la funeraria que aparecieron junto al féretro del Diez. Ya fueron despedidos.


Siguen las repercusiones de la imagen de tres empleados de la funeraria que brindó el servicio tras la muerte de Diego Armando Maradona ​posando junto al féretro abierto. Uno de ellos, con el pulgar levantado y otro, el más joven, esbozando una pequeña sonrisa.

Luego de que la funeraria Pinier informara que habían sido despedidos, habló Claudio Fernández (48), el mayor de los tres trabajadores, quien salió a pedir perdón a la familia.

Estábamos acomodando antes de llevarlo, y mi hijo, como todo pibe, levantó el pulgar y sacaron la foto. Pido respeto y perdón a todos. Mirá que hice servicio al papá de Maradona, al cuñado… estuve con Maradona en vida cerca, no lo hice en vida siendo mi ídolo. No lo voy a hacer de fallecido. No es mi intención. Sé que mucha gente se ha ofendido, lo han tomado mal, sé que molestó”, dijo el hombre en declaraciones a Radio 10.

Argumentó además que la foto no fue sacada de su teléfono y que, pese a lo que se aprecia en la imagen, ni él ni su hijo posaron de manera intencional. “En ese momento estaba pensando, con los nervios de que quede bien Maradona. Si vos ves la foto, justo levanté la cabeza porque me dijeron: ‘Flaco’. Fue algo instantáneo.​ Soy de las personas que no piensan en sacar fotos con féretros y fallecidos, por respeto. Jamás pensé que lo iban a subir o pasar a un grupo”, agregó.

En esa línea Fernández desligó a la empresa del escándalo: “Tampoco tienen la culpa ellos. Les saco responsabilidad. Pinier ya trabajó con la familia Maradona y Villafañe. Jamás hemos tenido ningún problema, pero bueno”.

Desde que se viralizó la foto, contó que “no para de recibir amenazas telefónicas de un grupo de la hinchada de Argentinos Juniors”. “Me conocen porque soy del barrio. Me dicen que nos van a matar, que nos van a romper la camioneta, que mis hijos…”.

Claudio Fernández, su hijo Ismael, de 18 años, y Diego Molina son los tres empleados que posaron junto al féretro de Diego Maradona antes de ser trasladado a la Casa Rosada para su velorio.

Matías Morla, amigo y abogado del ídolo, había prometido el jueves ocuparse “personalmente de encontrar al canalla que tomo esa fotografía” y hacer “pagar a todos los responsables de semejante acto de cobardía”.

Al tratarse de un delito de instancia privada, una causa penal por la difusión de estas fotografías debería ser iniciada recién cuando haya sido denunciada por alguien del entorno del exfutbolista.