Pfizer aseguró que ofreció 13 millones de vacunas a la Argentina

505

El representante del laboratorio en el país, Nicolás Vaquer, sostuvo en Diputados que el contrato se frustró porque “el marco legal no es compatible”. “Muchas muertes e internaciones graves se podrían haber evitado, criminales”, criticaron en la oposición.


En el marco de la exposición de los laboratorios que producen vacunas contra el covid-19 en el Congreso, el gerente general de Pfizer Argentina, Nicolás Vaquer, aseguró que la empresa no tiene “ningún interés en intervenir con bienes del Estado”, negó que el Gobierno argentino haya pedido “pagos indebidos o exigencias de intermediarios” y dijo que se sigue avanzando para alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, el directivo fue claro al señalar que no hay acuerdo posible si no se modifica la ley que fue aprobada en el Congreso: “Hoy la ley no es compatible con algunos aspectos contractuales que está proponiendo Pfizer”, sentenció.

En cuanto a las condiciones que puso el laboratorio para traer sus vacunas al país, remarcó que “es importante destacar que no hay ningún interés en intervenir con bienes del estado” y precisó que “esto incluye recursos naturales, reservas del banco central, activos militares, estratégicos o culturales”.

Detalló, además, que en Pfizer están “dispuestos y trabajando en este momento para avanzar y allanar el camino en un posible acuerdo”, y descartó pedidos de retornos o socios locales por parte de Argentina. “Es importante resaltar que durante la negociación en ningún momento hubo pedidos de pago indebidos o exigencia de intermediarios”, agregó.

A su vez, apuntó que una vacuna normal lleva entre 7 y 10 años de desarrollo y que Pfizer “asumió el riesgo de acelerar procesos”.”Esta velocidad requerida por todo el mundo trajo aparejado el riesgo inusual sin precedente de demanda. Por eso, Pfizer pide cláusulas de inmunidad y otras protecciones. Son consistentes en 116 países que ya firmamos acuerdo”, detalló.

Además, y al puntualizar las razones que trabaron el acuerdo, Vaquer se refirió a la inclusión en la ley de los términos de “indemnidad”. Es que cuando se trató la ley que envió el Gobierno al Congreso, en Diputados se sumó la palabra “negligencia”.

Volvió sobre las trabas al acuerdo al finalizar su exposición, cuando Massa le preguntó si el laboratorio necesitaba que el Congreso modifique la ley. Fue en ese momento que Vaquer enfatizó que “hoy la ley no es compatible con algunos aspectos contractuales que está proponiendo Pfizer”.

Otro aspecto que señaló Vaquer es que hasta el momento “Pfizer tiene la política de conversar los acuerdos sólo a nivel de política nacional”, con los gobiernos.

Al dar precisiones sobre la primera oferta de vacunas que le hizo al Gobierno argentino, Vaquer señaló que fue de manera oficial y por escrito el 27 de julio de 2020 y por 13,2 millones de vacunas. “De las 13,2 millones, un millón de dosis eran antes de fin del año, 2 millones en el primer trimestre, 5 millones en el segundo trimestre y el resto en el cuarto trimestre”, detalló. Dirigentes de la oposición explotaron de bronca en las redes sociales ante el anuncio de Vaquer y dispararon contra el Ejecutivo por haber desestimado esa cantidad de dosis.

“Todo lo que signifique transparencia y seguimiento nos va a tener de ese lado”, respondió el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, que pidió que le hagan llegar la propuesta por escrito.

Después de Pfizer fue el turno de las preguntas a Marcelo Figueiras, el titular del laboratorio Richmond, que va a producir la vacuna Sputnik V en el país. “Serán 500 mil dosis semanales al principio y luego hasta llegar a 5 millones de dosis de los dos componentes al mes”, precisó Figueiras sobre la cantidad de dosis que se realizarán en el país.

Citación

La citación se terminó de materializar el pasado miércoles tras un acuerdo entre la oposición de Juntos por el Cambio y el presidente de Diputados, Sergio Massa, y el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, a raíz de los cortocircuitos en torno a la negociación con Pfizer, que todavía sigue empantanada. Y cuando el operativo de inmunización del Gobierno pareciera empezar a acelerarse.

“Disponer que el carácter de la convocatoria establecida será bajo apercibimiento de ley”, había ordenado Massa en la resolución del miércoles tras conservarlo con Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados, uno de los más insistentes en conocer detalles de las fallidas negociaciones de la Casa Rosada con Pfizer.

Richmond es el laboratorio que este martes empezará a producir en nuestro país la vacuna de Sputnik V, tras la aprobación del estado ruso: el anuncio oficial se realizó el viernes en una teleconferencia entre Alberto Fernández y Vladimir Putin.

El oficialismo busca disipar, en ese sentido, las múltiples versiones alrededor del contrato trunco con Pfizer, en especial después de los dichos del titular del fondo COVAX para América Latina, Santiago Cornejo, que en una reunión virtual organizada por el Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI) resaltó que la Argentina había desechado la posibilidad de adquirir dosis de ese laboratorio a través del mecanismo de Naciones Unidas.

Por el revuelo, el funcionario le envió luego una carta a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, en la que se desdijo de sus dichos.

Si bien la citación alcanza a “los representantes de las empresas laboratorios que fueran parte de contratos en curso de ejecución o que se encuentren bajo discusión en punto a la producción y provisión de vacunas”, mañana será el turno solo de las compañías privadas.

Información de Clarín