Pase de los Leuco: “El presidente tiene un alto nivel de mareo e inseguridad”

361

Alfredo y Diego compartieron recetas con el chef Osvaldo Gross y charlaron sobre los dichos irónicos del presidente Alberto Fernández contra la oposición y su excusa por la falta de vacunas en el país.


En el clásico pase de los Leuco por Radio Mitre, Diego y Alfredo comenzaron el debate de este jueves santo con los secretos gastronómicos de Osvaldo Gross y luego dieron paso a la actualidad con los dichos de Alberto Fernández.

En primer lugar, el conductor de Le doy mi Palabra catalogó a Osvaldo Gross como con “categoría de artista”, algo que el chef agradeció. Luego el especialista en pastelería reveló: “No a todo el mundo le cae bien el dulce de leche, y acá le ponemos mucho”, y contó algunas de sus recetas.

Sin embargo, como no puede faltar, Diego y Alfredo opinaron sobre la actualidad del país. “Hoy me enojé con el presidente. Me parece una burla que diga que tenemos los mismos problemas que en Europa”, expresó Chango, a lo que su padre respondió: “Habla de sí mismo eso, el nivel de mareo, de inseguridad que tiene”.

“A veces hablo con líderes europeos y parece que estuviese hablando con intendentes del Conurbano porque tienen los mismos problemas”, aseguró Fernández esta tarde y agregó: “Se quedan sin camas, sin respiradores, sin vacunas, tienen más contagios. Son exactamente los mismos problemas. Por eso es difícil”.

Por otra parte, Alfredo contó que su editorial estará enfocado en Estela de Carlotto, a quien describió con la siguiente frase: “Ya no es más una dirigente de los Derechos Humanos, es una militante kirchnerista”.

Previamente, el cocinero contó sus inicios en la gastronomía: “Hice 20 años química. Después de recibirme, hice 8 o 9 años de laboratorio: análisis precisos en rocas. Cuando vine a Buenos Aires desde Santa Fe me gustaba ir a la opera. Empecé a ir al Colón, a frecuentar restaurantes e hice cursos de cocina, y me gustaba, pero yo no cocinaba. Se dio que empecé a tener dos trabajos, a la tarde o noche en un restaurant y en el laboratorio. Me fui metiendo en la pastelería y me di cuenta que era igual a la química”.