“Pan y circo electoral”: la reacción en JxC a la millonaria suba del gasto social

589

Presionado por las encuestas y el mal clima en la calle, el Gobierno aumentó en $96 mil millones el presupuesto que manejará el ministerio de Desarrollo Social.


A menos de tres semanas para las PASO, el Gobierno ve con preocupación las encuestas tras el cimbronazo que les generó el Olivos Gate. Buscando anestesiar el clima en las calles, este miércoles autorizó aumentar en un 40 por ciento el presupuesto social. Se trata de unos 96 mil millones de pesos extra que recibirá el Ministerio de Desarrollo Social que conduce desde hace algunas semanas Juan Zabaleta.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó esta tarde la reunión de gabinete económico que se realiza todas las semanas. Además de Zabaleta, estuvieron presentes la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Trabajo, Claudio Moroni, además del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

La oposición salió a cuestionar con dureza la medida en las redes sociales. Luis Petri, diputado de la UCR, apuntó contra la impronta populista del kirchnerismo a tan poco tiempo de las elecciones primarias de septiembre.

Populismo en su máxima expresión. Vuelta a las canchas, aumento del gasto social, bono a los jubilados que ellos mismos ajustaron y carita de coronavirus. Pan y circo electoral“, lanzó el legislador.

En la reunión de hoy se trató el tema de las partidas del Ministerio de Desarrollo Social, en medio de la fuerte preocupación por la crisis económica que golpea a los sectores más vulnerables, en un contexto donde más del 40 por ciento de la población está sumergida en la pobreza y cuando el Frente de Todos se prepara para ir a las urnas entre reclamos de los movimientos sociales cercanos como independientes.

La semana pasada, las organizaciones sociales “independientes del gobierno” realizaron la primera “jornada piquetera nacional de lucha” desde la llegada de Zabaleta a Desarrollo Social. Reclamaron “reivindicaciones pendientes”, como aumento en los programas sociales, el pago de salarios adeudados por “Potenciar Trabajo”, asistencia integral a los comedores populares, empleos genuinos, obra pública para reactivar las tareas barriales a través de las cooperativas; y entre otras demandas, un plan de viviendas para dar soluciones habitacionales.