El duro diagnóstico de Guillermo Oliveto: “Nos queda un túnel largo que cruzar”

423

El especialista en consumo hizo un “llamado a la sobriedad” para todos aquellos que toman decisiones tanto en el ámbito público como privado. “Debemos tener la mayor temple y serenidad posible, la gente la está pasando muy mal”.


La sociedad está viviendo una de las horas más tristes que recuerde. Ya ni siquiera está cansada o agobiada, ahora la oprime el hastío. El efecto anestesia del verano concluyó abruptamente luego de la Semana Santa. Desde entonces comenzó el apesadumbrado tránsito por la oscuridad. La capacidad de ver el futuro está anulada. La crisis multidimensional –sanitaria, económica, social, política y emocional– llegó a su máxima expresión. Como un barco con destino de naufragio, la gente siente que “le entra agua por todas partes”. Todo es pérdida. Cae el poder adquisitivo, se deteriora la calidad de vida, hay registros evidentes de movilidad social descendente.

De esa manera lo describe el especialista en consumo Guillermo Oliveto, quien este miércoles en El diario de Leuco recalcó “la necesidad que comprender el nivel de fragilidad que atravesamos en estos momentos, la gente la está pasando mal en todo sentido. Todas las decisiones que se toman son malas, claramente hay una solución que arrancó más tarde y afortunadamente se está acelerando, que es la vacunación”.

“Hay tres etapas clave. La primera anestesia hasta semana santa, la segunda es el túnel y la tercera es lo que hoy empiezan a vivir algunos lugares de Estados Unidos, Israel, Londres, pero lo que es la revancha de la vida. La función vital puesta en juego”, analizó el licenciado en Administración de empresas en LN+.

Y agregó: “Me parece que aparece un horizonte al cual hay que llegar y para lo cual la sociedad debe saber dónde encuentra esa fuerza para cruzar ese túnel. Todos los que toman decisiones en el ámbito privado como el público, hay un llamado a la sobriedad en este momento. Realmente lo que ocurre intramuros es algo de una complejidad que por lo menos yo en mis 30 años de carrera nunca vi”.

Bajo ese argumento, contó que vio muchas crisis en Argentinas y todas fueron muy duras, pero no tenían un componente sanitario. Todo este conjunto tiene a la gente muy bloqueada y es difícil. Hay duelos que habrá que hacer y llevarán tiempo”.