Negri: “Señores jubilados, los están estafando y pensar que en su nombre tiraron 14 toneladas de piedras”

732

El diputado radical cargó con dureza contra el Gobierno por obligar a los organismos públicos a canjear sus bonos públicos en dólares por pesos. Advirtió que “es posible que el caso llegue a la Justicia”.


Todos los organismos públicos nacionales -como la ANSES y su multimillonario Fondo de Garantía de Sustentabilidad- estarán obligados a canjear sus tenencias de bonos en dólares bajo legislación extranjera por títulos públicos nuevos en pesos que emitirá el Tesoro.

De esta manera, buscan absorber los excedentes en pesos que presionan sobre la inflación.

A su vez, se los obligará a vender sus bonos en dólares bajo legislación local a tenedores privados. Según informaron, la iniciativa apunta a colocar una parte de los bonos AL para generar profundidad en el mercado, otorgar al Ministerio de Economía la capacidad de actuar en el mercado de dólares financieros sin afectar las reservas, lograr la estabilización del dólar contado con liquidación y consolidar el programa financiero del Tesoro. 

Consultado por esta maniobra desesperada y hostil, el diputado de Juntos por el Cambio Mario Negri afirmó: “La imaginación es inagotable por mantenerse a cualquier precio en el poder”.

“Como ya no queda un dólar en Argentina, los que con las Leliq iban a aumentar el 20% a los jubilados, este miércoles todos los organismos públicos que tengan títulos públicos en dólares deberán entregárselos al Gobierno en pesos“, explicó.

Y dejó una seria advertencia: “Señores jubilados. Van a sufrir la estafa del futuro. Y pensar que en nombre de ustedes tiraron 14 toneladas de piedras”.

En ese sentido, el legislador consideró que “no solo se quedaron con menos salario, sino que ahora se van a llevar los pocos fondos en dólares que tienen a cambio de pesos que no valen nada. Hipotecan el futuro”.

Creo que se ponen al borde de un planteo ante la Justicia“; remató Negri.

Más detalles de la medida

En datos más concretos se implementará “la pesificación de US$ 4.000 millones del Estado con instrumentos pagaderos en pesos”, indicaron.

El Gobierno obligará a través de un decreto a que todos los organismos públicos nacionales canjeen sus tenencias de bonos en dólares bajo ley extranjera por títulos públicos nuevos en pesos, una medida con la que busca dar de baja US$ 4.000 millones de este tipo de activos en moneda extranjera.

En paralelo, buscará con otras medidas sumarle volumen al mercado del dólar contado con liquidación, en medio de la suba de las cotizaciones paralelas.

Economía buscará quitar bonos en dólares Globales del stock circulante en poder de los organismos del sector público.

Al mismo tiempo, el Gobierno hará uso de otro tipo de bonos en moneda extranjera también en las carteras públicas (los Bonares) para que por medio de subastas periódicas sumen oferta al mercado “contado con liqui”. Esperan así sumar liquidez y “profundidad” a la plaza de CCL, “estabilizar” el mercado y evitar disparadas de precios.

La reunión de este miércoles con bancos, fondos inversores y Alycs servirá para detallar la nueva normativa y hacerlos participar del nuevo circuito de compraventa de contado con liquidación que prevé Economía e intercambiar opiniones de contexto, afirmaron fuentes cercanas al ministro Massa.

A través de un decreto, el Gobierno dispondrá que todos los organismos públicos vendan sus consolidar el programa financiero del Tesoro. Los que estén colocados bajo ley extranjera en sus contratos serán retirados del mercado, por un valor de US$ 4.000 millones. A cambio de esos títulos, el Tesoro les dará bonos pagaderos en pesos, en un menú que podría incluir títulos indexados o atados al dólar.

Por otro, los títulos en moneda dura bajo ley local, serán ofrecidos en el mercado a través de subastas en el mercado con volúmenes y frecuencia que dispongan el ministerio de Economía y el Banco Central.

El objetivo es poder “actuar” ante un aumento de precio en el mercado de “contado con liqui” sin necesidad de usar reservas.

Hay un objetivo de máxima que señalaron en los despachos oficiales que es dotar a ese mercado, que de manera habitual con operaciones pequeñas puede sufrir grandes variaciones de precio, de un potencial adicional de US$ 35.000 millones más.