Murió Norberto Oyarbide: una vida de lujos, escándalos y fallos polémicos

368

En más de dos décadas como juez, estuvo al mando de investigaciones emblemáticas para el poder político. Acumuló más de 40 pedidos de juicio político, aunque los eludió todos. Falleció a los 70 años por Covid.


El exjuez federal Norberto Oyarbide murió este miércoles a los 70 años, tras estar internado varias semanas con un severo cuadro de coronavirus. Estaba internado en el Sanatorio Otamendi y Miroli de esta capital, atravesando una neumonía bilateral producto de haber contraído esa enfermedad.

Nacido en la provincia de Entre Ríos el 1 de enero de 1951, inició su carrera judicial como auxiliar en 1976, poco antes del golpe militar, y pasó por varios cargos -como secretario de juzgado y fiscal- hasta llegar a juez federal en 1994, durante el Gobierno de Carlos Menem.

Con un pasado turbuleno, tramitó de forma polémica varias de las causas más emblemáticas del poder político. En más de 21 años como magistrado, acumuló al menos 40 pedidos de juicio político: fue acusado de enriquecerse ilícitamente, archivar causas, proxenetismo y de favorecer a figuras políticas, entre otros hechos. Quizás el caso por el que es más recordado Oyarbide sea el que investigó al matrimonio Kirchner por enriquecimiento ilícito. A fines del 2009, el juez sobreseyó a Néstor y a Cristina en un fallo exprés: consideró que no hubo delito en el aumento de 158% de su patrimonio. Entre el 2003 y el 2008 ese crecimiento había sido de más del 500%.

Ya fuera de la Justicia, al declarar en la causa de los Cuadernos (en la que fue procesado), Oyarbide aseguró en 2019 que había sobreseído a Cristina y Néstor Kirchner de forma irregular, por supuestas “presiones” del Gobierno y del espía Jaime Stiuso. El contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, declaró en la misma causa que en 2009 él mismo arregló con el entonces juez federal una pericia para sobreseer al matrimonio en esa causa por enriquecimiento ilícito.

Pese a eso, en el 2020, bajo un nuevo gobierno kirchnerista, la jueza federal María Eugenia Capuchetti decidió no reabrir la investigación contra la actual vicepresidenta. La decisión de la magistrada se produjo luego de que la Unidad de Información Financiera (UIF), única querellante en el caso, desistiera del recurso con el cual el mismo organismo había reclamado durante el gobierno de Mauricio Macri que se reabriera la causa.

Oyarbide fue uno de los jueces de la “servilleta de Corach”, el grupo de magistrados que según Domingo Cavallo fueron señalados por el ministro del Interior del menemismo, Carlos Corach, como los jueces presuntamente controlados por el Gobierno de Menem. El magistrado investigó al fallecido expresidente por omitir una cuenta en Suiza, de la que luego lo sobreseyó.

En 1999, Oyarbide ya había estado en el ojo de la tormenta al revelarse, con fotos y videos, que era cliente vip del local nocturno gay Spartacus. Fue acusado de vender protección para el prostíbulo.

En 2016 fue blanco de otro pedido de juicio político mostró con un anillo que dijo que había comprado en Simonetta Orsini (en Punta del Este) por un valor de 250.000 dólares. Entonces fue investigado por la justicia penal económica por contrabando al haber ingresado el anillo desde Uruguay sin declararlo, de lo que fue sobreseído, pero continuó la investigación en el fuero penal por presunto enriquecimiento ilícito.

Fue denunciado también por su papel en la causa por la mafia de los medicamentos y en el escándalo de Sergio y Pablo Schoklender por el manejo irregular de los fondos de Fundación de las Madres de Plaza de Mayo y el sobreseimiento de Amado Boudou en la denuncia por refacciones en el Senado.

Además se le solicitó juicio político por su actuación en una causa por presunto lavado de dinero en pases de jugadores de fútbol de la que fue apartado por la Cámara Federal por su tramitación irregular.

Mauricio Macri lo denunció por un supuesto plan negociado con el kirchnerismo para avanzar en su contra en el caso que lo investigaba por escuchas telefónicas ilegales cuando era jefe de Gobierno porteño. Por su parte, el juez aseguró este año que Macri le ofreció dinero a través de emisarios para que se inhibiera en diferentes causas que involucraban al exmandatario..

En 2013, el entonces diputado Claudio Lozano (hoy director del Banco Nación) hizo lo mismo por considerar que durmió dos causas contra el entonces vicepresidente Boudou por irregularidades cuando estaba al frente del Anses.

El magistrado investigó y procesó al exsecretario de Transporte, Ricardo Jaime, por presunto enriquecimiento ilícito y dádivas; además intervino en el caso Skanska, por sobreprecios pagados por la empresa para ganar una licitación, y absolvió a los funcionarios K.

Información de Todo Noticias