Murió Abigail, la nena enferma de cáncer que entró en brazos de su padre a Santiago del Estero

800

“Ya veíamos que Dios la quería llevar”, lamentó su papá. El año pasado le negaron el ingreso vehicular a la provincia en medio de las restricciones por la pandemia de coronavirus.


Este domingo murió Abigail Jiménez, la nena de doce años enferma de cáncer que su padre tuvo que cargar en brazos para cruzar la frontera entre Tucumán y Santiago del Estero porque le negaron el ingreso vehicular en medio de las restricciones por la pandemia de coronavirus. Padecía sarcoma de Ewing, un cáncer en las partes óseas y en el tejido blando. Falleció este domingo minutos antes de las 20 en su casa de Las Termas de Río Hondo.

“No fue sorpresiva su muerte porque ya veíamos que Dios la quería llevar”, confesó el padre, entre lágrimas, quien quedó retratado en la foto cargando en sus brazos a su hija enferma. En medio del dolor, aprovechó para agradecer a toda la gente que los acompañó durante la enfermedad de su hija, que padecía cáncer desde hace siete años.

El caso de la nena fue noticia nacional a raíz de un incidente en el control caminero de Yutu Yaco -que fue registrado en un video- cuando su papá la alzó en brazos y cruzó a pie el límite porque un policía no dejaba pasar el vehículo que la traía de regreso de Tucumán por razones de salud. La imagen del padre cargándola en brazos se volvió un emblema de la prohibición de libre circulación en zonas del interior de Argentina durante la pandemia de coronavirus y el ASPO en el país.

La nena de 12 años sufría un cáncer de huesos llamado Sarcoma de Ewing, por el que ya había sufrido un trasplante de fémur. Para hacerse un tratamiento paliativo de urgencia tuvo que cruzar de su provincia natal, Santiago del Estero, hacia el Hospital de Niños de Tucumán, para el que la municipalidad no le facilitó una ambulancia sino una camioneta. A la vuelta, el 16 de noviembre del 2020, la policía apostada en el límite provincial le impidió el ingreso por no contar con la autorización previa para ingresar en auto a la provincia. Tras dos horas de demora, la niña, dolorida, se desesperó. El calor, bajo el duro sol santiagueño, las moscas y el llanto de la niña decidieron al padre, Diego, a alzarla y caminar con ella en brazos por 5 kilómetros para llegar a su casa, en el barrio San Martín de Las Termas de Río Hondo.

El video de casi dos minutos donde se ve a la niña llorar sin parar mientras el padre trata con el policía se viralizó en las redes sociales y el caso conmocionó a toda la sociedad.

Dirigentes de la oposición se solidarizaron con la familia y volvieron a apuntar contra las autoridades por el episodio que vivió la niña el año pasado.