Loris Zanatta: “El peronismo vive de la pobreza y de la asistencia a la pobreza”

670

El prestigioso intelectual e historiador italiano analiza la performance del oficialismo en las elecciones y el fenómeno del movimiento peronista y su vínculo con la Iglesia.


El fin de la hegemonía peronista”, fue titulada su última columna en el diario Clarín. Loris Zanatta cuenta que su nota es un cierto empuje que trata de darle a la oposición para capitalizar el éxito electoral que tuvo.

Luego de la marcha del Día de la Militancia y el festejo del kirchnerismo pese a la gran derrota a nivel nacional que sufrió en las legislativas, el historiador italiano señala que “el peronismo es un movimiento que se percibe como una fe; una identidad; por lo tanto la dimensión ideológica, hasta mitológica, es fundamental. Ahí arranca mi debate sobre la hegemonía peronista, que es necesario dar; el debate cultural; la mitología peronista hay que ponerla en tela de juicio”.

“El peronismo puede organizar las marchas que quiera; pero es un partido que sacó el 33% en la parte menos moderna del país; entonces su leyenda del pueblo, la cultura, es una ficción; pero alguien tendrá que decir que el rey está desnudo”, analizó en Le doy mi Palabra, por Radio Mitre.

Escuchá a Loris Zanatta con Alfredo Leuco en Radio Mitre

Consideró que “un debate acerca de las ideas implicaría también una revisión histórica; ese mito de que siempre se vivieron los días más felices con el peronismo, en realidad un análisis comparativo de todos los gobiernos peronistas, incluso del primero, matizarían mucho este juicio; la mayoría de las veces los días felices del peronismo fueron a costa de las generaciones futuras”.

“Finalmente la hegemonía consiste en transformar la mentira en relato. Hace mucho tiempo que el peronismo gestiona la pobreza; vive de la pobreza y de la asistencia a la pobreza; su base social se ha hecho más plebeya; no tiene una identidad de clase como al comienzo; todos los fenómenos populistas tienen el mismo historial; comienzan con la gran idea de inclusión, y terminan administrando el atraso; porque quieren monopolizar el poder; y la modernidad crea condiciones para que haya circulación de las elites, y eso les haría perder el poder; entonces pobreza, pobreza y pobreza”, completó Zanatta.

Respecto a su nota sobre el pobrismo, afirmó que “la iglesia es una institución plural, rica; pero el culto de la pobreza, el pobre como arquetipo de la pobreza es un fenómeno muy vinculado con la religión católica, especialmente en Latinoamérica. Está totalmente presente en los sacerdotes del tercer mundo. Si la prosperidad significa corrupción del alma pura del pueblo, mejor la pobreza; pero el mito del hombre nuevo es un mito católico”.