Lo mejor y lo peor del 2021: el balance en el Diario de Leuco

680

Referentes de la política, artistas e intelectuales reflexionaron sobre el año que se va y de lo que vendrá. Termina el primer año de El diario de Leuco en LN+.


En el último programa del Diario de Leuco en este 2021, figuras reconocidas de la política, la cultura y la filosofía se mostraron en un video de fin de año brindando una pequeña reflexión sobre los aspectos negativos y positivos que dejó este caótico año.

La palabra de personalidades destacadas de la política, ensayistas, filósofos y artistas nacionales

Luis Brandoni

Se está yendo un año intenso. Lo mejor del año sin duda alguna han sido las elecciones, las Paso primero y las parlamentarias después. Hay cosas que no fueron tan buenas como la ausencia inexplicable de dos legisladores.

Nos queda la esperanza. La sociedad argentina se merece que nosotros los respetemos. Gracias a ellos tenemos esta esperanza que nos hace creer que sí, que hay futuro”.

Alejandro Lerner

Lo malo: Aún hay mucha ignorancia, mucho egoísmo, mucha corrupción, las promesas no se cumplen, a la gente pobre se la compra por poco para mantener una esperanza que no llega nunca. Esas son las cosas que me duelen de mi país. Me duele que estamos divididos en ismos: Cristinismo, Albertismo, Macrismo, un montón de ismos que no sirven para nada porque el único que nos va a salvar es el argentinismo.

Lo bueno es sin duda el abrazo con la familia, el abrazo con los amigos, el abrazo. Volver a ver a la gente que uno quiere. Volver al país y generar trabajo, volver a tocar con mi banda, volver a tener un escenario para ofrecer lo mejor que tenemos al público. Lo mejor es también que vuelvan los aplausos cuando se terminan las canciones. Lo mejor es que la esperanza aún no ha muerto. Y todos tenemos derecho a un país mejor.

Me permito un apéndice para lo bueno. El laburo de toda la gente de la salud de este país, los héroes de esta pandemia. Gracias a cada uno de ustedes de corazón.

Luis Juez

Lo mejor de este año fue haber podido construir con el voto de la gente un límite parlamentario a la locura del kirchnerismo. La gente nos dio el 14 de noviembre una oportunidad de poder equilibrar las cámaras.
Y lo peor: no sabemos usar esa herramienta. Porque a poco de haber conseguido un triunfo lo echamos a perder porque no entendemos que la pelea contra el autoritarismo y la prepotencia es todos los días. Necesita de una estrategia permanente de líderes que no estén dudando, dubitando, especulando. Nos queda todo el año que viene para aprender.

Palito Ortega

Termina un año difícil para el mundo. Sobre todo por las vidas que se han perdido. De manera que esperamos el año con esperanza y la expectativa de que sea mejor. Sobre todo la salud de la gente. Los mejores deseos para todos, que Dios los bendiga.

Jairo

Lo mejor para mí ha sido la vuelta a los escenarios. Ha sido muy importante. Ojalá que se prolongue por la pandemia que hay que recordarla todavía.
Lo peor también está relacionado con la pandemia. Este nuevo pico que asoma por ahí y que mete miedo. Eso me preocupa muchísimo porque ya conocemos ese tipo de situación. Las situaciones donde el miedo predomina. El miedo te nubla, no te deja pensar claro.

Pilar Rahola

Escojo dos noticias. Su cara y su reverso. Una es sin duda el covid. Ha sido la mejor noticia del año porque ha comenzado la vacunación masiva y se han cortado en seco los indicadores de mortalidad y ha cambiado el paradigma de la pandemia.
La mala noticia vinculada al covid es que esa vacunación masiva no ha llegado al tercer mundo. Que el tercer mundo se ha convertido en un gran laboratorio humano para el virus con las nuevas variantes que nos vuelven a poner en situación de alarma.

El covid ha tenido su buen momento pero también ha tenido su peor momento. Y una buena noticia fue la llegada Biden a la Casa Blanca pero con su reverso por el retiro de las tropas de Afganistán, por el regreso de los talibanes y la caída de todos los derechos fundamentales.

Loris Zanatta

Lo peor del 2021 no tendré mucha fantasía es el covid. Sufrimiento, dolor, desocupación, desigualdad, pobreza. Pero tal vez el covid sea también lo mejor, puede parecer raro pero siempre hay que buscarle el lado virtuoso hasta de las tragedias.
En qué sentido puede ser positivo: bueno lo estamos viendo en Europa ya de forma bastante clara. Y lo veremos pronto también en América Latina. El covid está obligando a cambiar o directamente debilitando, las fuerzas populistas. Frente al covid no hay mucho espacio para la demagogia, para los relatos. Hay que administrar, hay que gobernar. Eso es lo que el electorado les va a pedir a sus gobernantes.

Santiago Kovadloff

Lo peor del año es quizás no haber advertido que la vocación democrática del oficialismo es parte de su concepción de la política. Esto se advierte en la necesidad de concebir a los adversarios como enemigos.

Lo mejor del año fueron en el segundo semestre las posibilidades de que la Justicia recupere protagonismo para privilegiar la ley sobre el poder. Que el poder legislativo vuelva a ser el escenario donde la discusión y la búsqueda de consensos prepondera sobre la obediencia debida.

Y que la democracia vaya recuperando el ideal de que la igualdad al derecho a la educación y a la salud sean la meta primordial del concepto de política que la oposición impulse, gane o no las elecciones de 2023.

Patricia Bullrich

Lo mejor del año ha sido el triunfo contundente de Juntos por el Cambio en las elecciones parlamentarias lo que ha generado un equilibrio muy importante para la defensa de los intereses del trabajo de la sociedad argentina.

Lo peor del año ha sido la cantidad de muertes que hemos tenido por covid, que han seguido y que nos han puesto realmente en un número muy duro. Para todos los argentinos y para tantas familias argentinas.

José Abadi

Lo peor del año ha sido sin duda el dolor y el sufrimiento de aquellos que se han visto afectados y sometidos por la enfermedad por la miseria y por la injusticia.

Lo mejor del año es la firmeza y la insistencia con las que tantos han buscado y han logrado preservar la capacidad de amar, de pensar y de elegir.

Mauricio Macri

Fue un año larguísimo. Nuestro segundo año de pandemia y el segundo año de convivir con un gobierno incapaz y mentiroso. Un año difícil para millones de argentinos que igualmente mostraron una gran capacidad de supervivencia.
Empecemos por lo peor: primero el manejo de la pandemia. Ideologizado e incompetente. Generó muertes innecesarias y más crisis económica. Hubo demoras inexplicables con las vacunas. Y el maltrato cruel e innecesario a los miles de argentinos varados en el exterior.

También entre lo peor, el estado de la economía. Hay un rebote, pero desde el peor momento de la cuarentena. Porque seguimos sin un plan. No vamos a ningún lado. Un año muy duro para millones de argentinos que otra vez no pudieron trabajar. Y cómo olvidar la foto en Olivos. La fiesta mientras todos estábamos encerrados. Puro cinismo y falsedad. Una burla a todos los argentinos. Y también los sistemáticos ataques a la independencia judicial logrando que algunos jueces se dejen corromper. La Justicia necesita que la sociedad vuelva a creer en ella. Y para terminar nuestra relación con el mundo: otra vez somos un país aislado. Nos peleamos con los amigos y buscamos socios antidemocráticos. Venezuela, Cuba, Nicaragua. Hay cepos por todos lados, para viajar para exportar, lo que más exportamos tristemente en estos dos últimos años es a nuestros jóvenes.

Ahora lo mejor del año: Primero la fortaleza de los argentinos para resistir. Este año vi una sociedad entera. Aprendiendo, pasándola mal pero que sabe lo que quiere. Que no aguanta más el prepoteo y la mentira. Y que cada vez más claro dice: esto así no va más.

Después el resultado de las elecciones: un gran resultado para juntos por el cambio y un gran mensaje para el gobierno, que por supuesto, el gobierno no escuchó. Hasta las elecciones había mucha desilusión. Después de las elecciones y de ese resultado, algo de esperanza volvió a la Argentina.

Tercero: la unidad de juntos por el cambio. Suena raro decirlo en este momento de disputas y fricciones. Pero Juntos por el Cambio dio este año una enorme señal. Una señal de madurez y unidad. Por supuesto que hay que cuidar la unidad, eso es lo que nos pide la sociedad. Y ahí voy a estar yo ayudándolos para frenar a este gobierno y para tener una alternativa para 2023.

Juan José Campanella

Hay muchísimos candidatos para lo peor del año y muy pocos para lo mejor. Este año tuvimos la peor crisis económica de nuestra historia. Este gobierno nos produjo indignación y psicopateo. Lo peor del año fue el tremendo desmanejo que han hecho con la vacunación. No solo porque esto provocó indignación, quiebras y ruinas, si no porque provocó muertes y provocó muertes en soledad generándonos un trauma, que creo que va a ser muy difícil de superar, que nos va a demorar años en superarlo. Somos una sociedad que está un poco en estado de shock y todavía no es consciente de lo que ha ocurrido en la Argentina.

Digo que es un “desmadre”, porque obviamente sabemos todos que se rechazaron las vacunas que estaba utilizando todo el mundo cuando nos correspondían, por haber sido el lugar donde se habían hecho pruebas científicas. Y primaron los negociados, los amigos o una absolutamente delirante idea geopolítica que existe solamente en la cabeza de ellos. Y permanentemente fue una sarta de mentiras. La famosa vacuna argentina, que tanto orgullo les daba, nunca apareció.
Este desastre provocó una reacción, que se vio en las elecciones, histórica. El pueblo votó de manera histórica y pacífica.
Muchos trabajadores se dieron cuenta de que quienes dicen representarlos los quieren pobres, los quieren dominados, los quieren ignorantes, y les votaron en contra.

Las elecciones fueron un pasito de bebe que me da mucha esperanza, pero estas mafias van a reaccionar, van a poner palos en la rueda y espero que la oposición se de cuenta de el despertar de la sociedad y que lo honre, dándose cuenta que los números que sacaron no fueron por amor, fueron por espanto. La oposición tiene dos años para ganarse nuestro amor, no son dueños de los votos, estamos muy desalentados, estamos muy desanimados y casi casi te diría que estamos bastante desesperados. Le pido a la oposición que recoja el guante, se baje los humos, que no crean que son los grandes genios que han ganado las elecciones solamente por acciones propias. Así que, por favor, no empiecen una pelea para ver quién se queda con la corona. No es lo que votamos. Les pido madurez.